Los instaladores capacitados usan ropa protectora cuando rocían la espuma de poliuretano en spray.

¿Está buscando la manera de diferenciar su negocio? Acérquese a las prácticas de construcción más ecológicas ofreciendo mayor eficiencia energética al tiempo que reduce los costos de instalación. Para ayudarlo en este sentido está el aislamiento con espuma de poliuretano en spray

La espuma en aerosol actúa tanto como aislante como sellador de aire en las estructuras residenciales. El aislante se esparce entre los recovecos de los marcos de las casas —montantes, vigas, travesaños— y se expande hasta llenar el espacio. Como resultado, en un solo paso se rellenan las cavidades de las paredes y se sellan los agujeros de aire.

Los dos tipos de espumas de relleno —de células abiertas (isocianurato) y de células cerradas (poliuretano)— constituyen excelentes aislantes térmicos. Las espumas de células cerradas generalmente pesan más y tienen un valors R superior al de la espuma de células abiertas.

Una vez seca, el exceso de espuma se retira con un serrucho.

Sin embargo, la mayoría de los productos de aislamiento en espuma tienen clasificaciones de valores R por pulgada dos veces superior al de la clasificación de los rellenos de fibra de vidrio.

Aplicado en forma líquida, el aislamiento de espuma selladora contiene un polímero (como poliuretano o uretano modificado) y un agente espumoso. Los instaladores certificados, que se encuentran capacitados para utilizar el equipo y las mezclas químicas, rocían el líquido previniendo el rociado excesivo, y dan un acabado correcto a las paredes.

Una vez que se rocía la espuma, ésta se expande en cuestión de minutos para rellenar las cavidades. Después de que se seca, se recorta el exceso de espuma y se instala una barrera térmica, generalmente páneles de material comprimido (drywall). Debido a que el aislamiento de poliuretano expandido no se contrae, pandea o biodegrada, ayuda a minimizar los problemas una vez que se cubre la cavidad de la pared.

Consejo

Algunas herramientas tienen dimensiones incorporadas que usted puede usar. Un lápiz de carpintero tiene un grosor de ¼ de pulgada y su mina mide 1/16 de pulgada a partir del centro, de modo que se puede marcar con incrementos de 1/16 de pulgada. La cuchilla de una escuadra estándar tiene 1 pulgada de ancho y el cuerpo mide ¾ de pulgada de grosor.

La espuma rociada rellena completamente las vigas angulares de los techos.

Beneficios de la espuma de poliuretano

La capacidad de expandirse en áreas estrechas convierte a la espuma de poliuretano en un producto ideal para aislar estructuras de armazón de acero y para rellenar —áreas en lugares minúsculos tales como dinteles de ventanas, pequeñas zonas de montantes, áreas de rebordes de vigas, alrededor de cajas de distribución eléctricas y otras entradas— donde cortar los rellenos de fibra de vidrio de la medida adecuada suele resultar difícil y requiere de mucha mano de obra. Al bloquear el viento y la filtración del aire, la espuma selladora generalmente elimina la necesidad de aplicar técnicas adicionales para sellar herméticamente, como calafatear, aplicar membranas de drenaje y barreras de vapor y encintar las juntas.

Otro beneficio es la composición ecológica de la espuma de poliuretano. Todas las espumas de poliuretano están constituidas por resinas derivadas de la agricultura y no contienen ningún tipo de hidroclorofluorocarbonos (HCFC) que resultan dañinos para la capa de ozono de la tierra. Tampoco emanan formaldehídos —un compuesto orgánico volátil potencialmente dañino.

Aunque los materiales de espuma de poliuretano pueden costar inicialmente más que los aislamientos de rellenos de fibra de vidrio tradicionales, los ahorros aumentan con el tiempo. Primero, la utilización de la espuma de poliuretano en spray tiene un costo competitivo ya que reduce el tiempo de construcción.

Segundo, reduce la cantidad de contratistas especializados que se necesitan para el trabajo. Finalmente, el valor superior R de la espuma ofrece mayor eficiencia energética por lo que se pueden instalar sistemas de enfriamiento y calefacción más pequeños. Todas estas tres razones —mayor productividad, ahorros energéticos y protección ambiental— brindan beneficios al contratista y, a la larga, también al comprador de la casa.

Proceso de certificación 

El Centro de Investigación NAHB administra el programa de Certificación de Contratistas de Aislamientos (ICC, por sus siglas en inglés), evaluando a los contratistas participantes externamente. El Centro de Investigación se une con Certain Teed Corp., que suministra los Sistemas de Calidad y Capacitación del Instalador para el programa.

Los instaladores certificados son reexaminados cada dos años y están sujetos a visitas en los lugares de trabajo realizadas por los auditores del Centro de Investigación.

“Los constructores son inteligentes al contratar a contratistas que participan en un programa evaluado por un nombre en el que pueden confiar”, expresa Michael Luzier, presidente del Centro de Investigación NAHB. “En un mercado laboral actual tan competitivo, nadie dispone del tiempo ni del dinero para solventar una visita de reparación por un trabajo mal hecho”.

Entradas relacionadas