Corte las tejas y papel de fieltro del techo utilizando una cuchilla multiuso.

 

Luego utilice una sierra sable para cortar un orificio en el techo del mismo tamaño que la garganta del respiradero.

La ventilación adecuada en techos y áticos minimiza la diferencia de temperatura entre el espacio del ático y el aire exterior. Sin esta ventilación, el calor atrapado en el verano puede incrementar los costos energéticos. Igualmente importante, las tejas de asfalto se deterioran más rápido al estar supeditadas a temperaturas más elevadas por el entablado del tejado que se calienta en exceso.

Los techos y áticos escasamente ventilados también acumulan condensación como vapor húmedo producido por lavadoras y secadoras de ropa, lavavajillas, bañeras y duchas. Si la condensación es lo suficientemente dañina, puede comprometer el aislamiento del techo y pudrir su estructura de madera, especialmente los revestimientos de madera contrachapada.

Cómo ventilar un ático

Deslice una barra entre las tejas y separe el adhesivo de autosellado. Después, retire los clavos de las tejas que le impidan deslizar el respiradero en su lugar.

En los climas fríos, un ático escasamente ventilado puede provocar acumulaciones de hielo en los bordes del techo cuando la nieve se derrite en las áreas más cálidas del techo y vuelve a congelarse en los aleros más fríos. Las acumulaciones de hielo se depositan debajo de las tejas, provocando grietas en el ático o en las paredes exteriores.

¿Cuántos respiraderos?

Para instalar ventilación en techos y áticos se requieren respiradores de admisión en los aleros para permitir que el aire fresco ingrese al ático y respiraderos de salida en el borde del techo para permitir que el aire escape. Esta combinación permite que la presión del viento y los efectos térmicos ventilen el área.

Cómo ventilar un ático

Deslice el respiradero en su lugar. Clave el borde inferior con clavos para techado.

Para calcular cuánta ventilación en techos y áticos instalar, primero determine el área que el respiradero realmente ventila. Un respiradero con una abertura de 12 pulgadas por 12 pulgadas, proporciona 144 pulgadas cuadradas de área de ventilación potencial. Sin embargo, después de sustraer el bloqueo resultante de las persianas, mallas protectoras de insectos u otro tipo de obstrucciones, el área de ventilación real puede disminuir en un 60 por ciento o más. Ésa es el Área de Ventilación Libre Neta que se utiliza para calcular cuántos respiraderos se necesitan.

Cómo ventilar un ático

Recubra la parte interna de la base del respiradero con cemento plástico para techos y deslice la base en su lugar sobre el orificio. La lámina protectora superior debe deslizarse debajo de las tejas sobre el orificio y doblarse sobre ellas debajo del orificio.

De acuerdo a nuestro ejemplo, asumiremos que cada respiradero tiene un Área de Ventilación Libre Neta de 54 pulgadas cuadradas.

La ventilación adecuada, para la mayoría de techos y áticos, requiere de 1 pie cuadrado de área de ventilación libre neta por cada 300 pies cuadrados de espacio de piso del ático. Para determinar el espacio total del piso del ático, calcule el área del piso del ático, luego agregue el área del garaje (si hay un garaje anexado) y el área de la saliente de la superficie inferior.

Por ejemplo, utilizaremos una casa de 1,800 pies cuadrados con un garaje que mide 20 pies por 22 pies. El área total es de 2,240 pies cuadrados. Divida esto entre 300 (2,240 ÷ 300 = 7.5) y la ventilación en techos adecuada se logrará con 7.5 pies cuadrados de ventilación. Nota: Aunque las normas establecidas por la Administración Federal para la Vivienda (Federal Housing Authority) recomiendan la “regla del 1/300”, los códigos de construcción en algunas áreas requieren de 1 pie cuadrado de área de ventilación libre neta por cada 150 pies cuadrados de espacio de piso del ático. Si éste fuera el caso para su área, divida el espacio total del piso del ático entre 150.

Los respiraderos del ático se miden en pulgadas cuadradas. Para convertir los requerimientos de ventilación de pies cuadrados a pulgadas cuadradas, multiplique por 144 (1 pie cuadrado = 144 pulgadas cuadradas).

Por ejemplo, multiplique 7.5 pies cuadrados de ventilación necesaria por 144 (7.5 x 144 = 1,080). Necesita 1,080 pulgadas cuadradas de área de ventilación libre neta.

Los respiraderos de admisión y salida se instalan generalmente en ?una proporción de 1:1  – un respiradero de admisión por cada respiradero de salida.

Considerando nuestro ejemplo: divida 1,080 entre 2. Necesitamos 540 pulgadas cuadradas de área de ventilación libre neta en los respiraderos de admisión y 540 pulgadas cuadradas de área de ventilación libre neta en los respiraderos de salida. De acuerdo al área de ventilación libre neta de nuestro ejemplo, la ventilación es de 54 pulgadas cuadradas, por lo que deberíamos instalar 10 respiraderos de admisión y 10 respiraderos de salida.

Nota: El Instituto de Ventilación para el Hogar (Home Ventilating Institute) recomienda una proporción de 60/40, o 60 por ciento del total de la ventilación para los respiraderos de admisión y el 40 por ciento para los respiraderos de salida. Para utilizar una proporción de 60/40, multiplique 1,080 por .60).

Cómo ventilar un ático

Para instalar los respiraderos de admisión, planifique la ubicación de los respiraderos entre las vigas, luego corte los orificios con la hoja de la sierra circular colocada a una profundidad de aproximadamente 1/8 de pulgada más que el espesor del sofito.

Cómo instalar los respiraderos de admisión

Para instalar los respiraderos de admisión, planifique la ubicación de los respiraderos entre las vigas, luego corte los orificios con la hoja de la sierra circular colocada a una profundidad de aproximadamente 1/8 de pulgada más que el espesor del sofito (los materiales del sofito generalmente tienen un espesor de ¼ de pulgada). Atornille el respiradero al sofito.

Si hay una aislamiento de cobertura de fibra de vidrio en el ático, deje al menos un espacio de 1 pulgada entre la parte superior del aislamiento y la parte inferior del contratecho. De lo contrario, el aislamiento bloqueará el flujo de aire y los respiraderos serán inútiles. Si hay relleno de aislamiento suelto en el ático, instale placas deflectoras en cada cavidad de las vigas que tengan un respiradero para mantener despejado el espacio del aire.

Siempre deje una distancia de al menos 3 pies entre los respiraderos de admisión y los respiraderos de salida.

Cómo instalar los respiraderos de salida

Para instalar los respiraderos de salida en el perfil del techo, corte las tejas y papel de fieltro del techo utilizando una cuchilla multiuso. El respiradero debe colocarse entre las vigas. Luego utilice una sierra sable para cortar un orificio en el techo del mismo tamaño que la garganta del respiradero.

Recubra la parte interna de la base del respiradero con cemento plástico para techos y deslice la base en su lugar sobre el orificio. La lámina protectora superior debe deslizarse debajo de las tejas sobre el orificio y doblarse sobre ellas debajo del orificio. Clave la base en su lugar con clavos galvanizados para techos de 1½ pulgadas. Cubra las cabezas de los clavos con cemento para techos.

—Por Steve Sturgess

Lista de verificación de herramientas y materiales

  • Respiraderos de admisión
  • Cinta de acero para medir
  • Cuchilla multiuso
  • Destornillador
  • Sierra sable
  • Espátula para masilla
  • Tornillos
  • Escalera
  • Respiraderos de salida
  • Martillo
  • Sierra circular
  • Cemento plástico para techos
  • Clavos
  • Protección para los ojos

Entradas relacionadas