Cómo volver a aplicar lechada en una ducha | Constru-Guía al día

Cómo volver a aplicar lechada en una ducha de baldosas

Si usted está remodelando un baño viejo en donde hay moho presente en la ducha de baldosas, lo más probable es que tenga que volver a aplicar lechada en las paredes. La parte más difícil de este trabajo es quitar la lechada o masilla vieja y manchada, pero aquí le decimos cómo volver a aplicar lechada en una ducha de baldosas y cuáles herramientas le facilitarán el trabajo.

Si hay moho presente, es probable que tenga que volver a aplicar lechada en las paredesSegún los instaladores, además de una lechada epóxida, usted necesitará los siguientes materiales para volver a aplicar lechada en una ducha: una esponja, un flotador para lechada, una herramienta para quitar la lechada (como  un rastrillo para lechada o una amoladora eléctrica) y una herramienta para darle acabado a la lechada. Asegúrese de que el color de la lechada nueva complemente la baldosa.

Paso 1: Retire la lechada vieja

La lechada seca es difícil de quitar. Sin embargo, un rastrillo para lechada puede hacer el proceso menos dificultoso. Use presión e inserte firmemente los dientes del rastrillo en la lechada.

Se recomienda el uso de herramientas eléctricas para quitar lechada, como la amoladora eléctrica, cuando se cubren grandes áreas porque hacen su trabajo más rápido y fácil.

De acuerdo con la Organización de Limpieza de Baldosas de Norteamérica, se debe eliminar 1/8 de pulgada de la lechada anterior para crear una base firme para la nueva lechada. Para reducir el riesgo de dañarla, comience quitando la lechada de la parte de en medio de la baldosa en vez de las esquinas. Elimine las líneas de lechada verticales antes de continuar con las horizontales.

Después de haber eliminado la lechada vieja, use un trapo mojado para eliminar los residuos.

Paso 2: Aplique la nueva lechada

Antes de comenzar a volver a aplicar lechada en una ducha de baldosas, pídale a los clientes que no usen la ducha por algunos días hasta asegurarse de que la masilla o lechada se haya secado. La Organización de Limpieza de Baldosas de Norteamérica recomienda “mezclar la lechada hasta que tenga una consistencia de crema de cacahuate”, y no añadir demasiada agua.

Un flotador de lechada es perfecto para aplicar lechada en áreas grandes. Adicionalmente, empuje la lechada diagonalmente, aplicando presión para garantizar que entre firmemente en las líneas que raspó.

Paso 3: Limpie el área

La lechada comienza a endurecerse en 30 minutos. Antes de que se endurezca la lechada, limpie el área usando una esponja mojada; enjuague la esponja constantemente mientras trabaja. Demasiada agua puede debilitar y decolorar la lechada, de acuerdo con la Organización de Limpieza de Baldosas de Norteamérica, así es que no reaplique agua.

Una vez que las líneas se vean uniformes y limpias y que la lechada haya endurecido ligeramente, use una herramienta de acabado de lechada para alisar las líneas. Esto dejará una capa arenosa en las baldosas, que más tarde se puede limpiar con un trapo.

Después de aproximadamente dos días, los instaladores recomiendan sellar la lechada y aplicar pasta selladora en la ducha. Aproximadamente en un día más, la ducha estará lista para ser usada.

– Por Mina Haq








Mensajes patrocinados


Productos Destacados