¿Cuánto le vale su tasa de modificación de experiencia EMR? |Constru-Guía al día
¿Sabe usted lo que debe saber sobre su EMR y lo que le está costando?

El costo de la Tasa de Modificación de Experiencia

Cuánto vale su tasa de modificación de experiencia EMR¿Conoce cuáles son los costos ‘reales ’ de las lesiones en el lugar de trabajo y cuánto le vale a su compañía de construcción la Tasa de Modificación de Experiencia?

Para seguir siendo competitivo, todas las compañías constructoras, desde la más pequeña hasta la más grande, deben entender dos realidades clave relacionadas con las las reclamaciones de compensación laboral o Workers’ Compensation: (a) el impacto real de una reclamación de compensación laboral en los costos al empleador y (b) el proceso de calcular la Tasa de Modificación de Experiencia (EMR).

Los costos directos asociados con los reclamaciones de compensación laboral son relativamente fáciles de entender, ya que son facturados y pagados rutinariamente por el empleador.

Los costos directos típicos incluyen las primas de los seguros de compensación laboral, los costos de los tratamientos médicos y las prescripciones que no están cubiertos en la cobertura del seguro de compensación laboral, el costo de los servicios legales relacionados con las reclamaciones, el pago de los sueldos perdidos del empleado lesionado y las multas que OSHA (Administración de Salud y Seguridad Ocupacional) le cobrará al empleador, de llegar a aplicar.

Los costos indirectos absorbidos por el empleador son mucho más difíciles de cuantificar. Se estima que los costos indirectos asociados con una reclamación son entre 3 y 10 veces el total de los costos directos. Los costos indirectos incluyen:

  • Tiempo y productividad perdidos – Una vez que hay un accidente, el trabajo se detiene. No sólo para el trabajador lesionado, sino también para los compañeros de trabajo que brindaron primeros auxilios, se detuvieron a ver al personal de primeros auxilios en acción o pasaron tiempo discutiendo el suceso. Dependiendo de la gravedad del incidente, la mayoría de los proyectos deben detenerse por el resto del día después de que sucede un accidente. Cuando pasan accidentes serios, la OSHA puede paralizar parte del proyecto, o porciones del mismo, hasta que se lleven a cabo las investigaciones. El tiempo y la productividad perdidos le cuestan dinero al empleador.
  • Reducción del espíritu de trabajo – Los accidentes graves, especialmente aquellos en donde se permitió que existieran condiciones de trabajo peligrosas, pueden tener un impacto negativo muy particular en el espíritu de un trabajador. Un espíritu de trabajo reducido se traduce en baja productividad.
  • Pagos ininterrumpidos de prestaciones al trabajador – Mientras el trabajador lesionado no pueda desempeñar su trabajo normalmente, el empleador sigue siendo responsable de todos los costos relacionados con sus prestaciones generales.
  • Costos de investigación y reportes de la OSHA – Los supervisores deben llevar a cabo investigaciones del accidente y emitir los informes obligatorios de la OSHA.
  • Manejo de las reclamaciones de compensación laboral – Dependiendo de la gravedad de la lesión, las reclamaciones de compensación laboral pueden durar meses, e incluso años. Estas reclamaciones ininterrumpidos requieren de una atención y esfuerzo constante por parte del empleador.
  • El costo de contratar y capacitar a un reemplazo – Si un empleado clave no puede trabajar por un periodo extendido, el empleador se puede ver forzado a buscar y capacitar a un reemplazo. No tener a un capataz calificado puede reducir la productividad de todo un equipo.
  • Trabajo dañado – Muchas veces es necesario reparar y/o reemplazar el trabajo terminado tras un accidente grave. Los costos relacionados, incluyendo el trabajo de reparación realizado por otros subcontratistas, es la responsabilidad del empleador.
  • Reprogramación del trabajo y costo de horas extra – Un accidente puede atrasar una fecha de entrega o actividad clave programada en el calendario de construcción, y puede ser necesario incurrir en costos de horas extra o de reprogramación para ponerse al día con las fechas de entrega.

Estos costos directos e indirectos pueden acumularse rápidamente y tener un impacto importante en las utilidades tanto a corto como a largo plazo.

Tasa de modificación de experiencia

Sin embargo, el impacto a largo plazo puede ser mucho peor, ya que la gravedad y la frecuencia de las reclamaciones de compensación laboral son los principales factores utilizados para calcular la tasa de modificación de experiencia para contratistas y empresas de construcción. Siendo un sistema de clasificación complejo, esta tasa tiene en cuenta de manera continua los riesgos inherentes de la industria de la construcción, el historial de reclamaciones y la región del país. Luego, el historial de reclamaciones de su compañía de construcción se compara con ese grupo y su tasa EMR se calcula con base en esa comparación.

Al empleador, una tasa de modificación de experiencia  favorable le ahorrará dinero en el costo de su seguro de Compensación Laboral, mientras que una tasa de modificación de experiencia mala no sólo le significará tener que pagar más por la misma cobertura de seguro requerida, sino que también le puede impedir entrar a  licitar cierto tipo de proyectos.

Todas las compañías comienzan con una tasa de modificación de experiencia o tasa EMR de 1. Cuando se calculan las primas de compensación laboral de la compañía, estas se multiplican por esa tasa EMR para obtener la prima que tendrá que pagar el empleador. Una tasa EMR de menos de 1 reducirá la prima y, así mismo, una tasa EMR mayor a 1 le costará al empleador más por la misma cobertura.

El aspecto más dañino de tener una tasa EMR de más de 1 es que casi todos los proyectos estatales y federales exigen una tasa EMR de hasta 1 o menos para poder entrar a licitar un proyecto.

Como un barómetro general para la industria de la construcción, una tasa EMR de 0.5 a 0.7 se considera por arriba del promedio; una EMR de 0.7-1 se considera como aceptable y una EMR mayor de 1 se considera por debajo del promedio.

Las compañías deben pagar más de $3,000 por sus primas de compensación laboral por al menos cinco años consecutivos. Las diferentes agencias de clasificación que calculan una tasa EMR consideran una ventana de cinco años, excluyendo el historial más antiguo o el más reciente de los reclamos registrados. La ventana resultante de tres años se usa para determinar la tasa EMR y, por lo general, esa clasificación no se ajusta sino hasta el comienzo del siguiente año consecutivo.

Es entonces cuando los reclamaciones más antiguos dejan de considerarse y se analiza un periodo nuevo de tres años. Es de suma importancia entender estos tiempos ya que una vez que una compañía recibe su EMR, tendrá que esperar otro año para poder cambiarla.

Lo que es aún más importante de entender es el hecho de que un incidente o reclamo grave será considerado en la tasa EMR de su compañía de su construcción por al menos cinco años más antes de que deje de ser considerado para la ventana de tres años y de tener un impacto negativo.

Hasta un accidente sencillo como una herida por una cortada puede resultar en costos directos e indirectos combinados de más de $40,000 dólares. En ese ejemplo, un empleador que tiene utilidades del 3 por ciento de sus ingresos totales, necesitaría incrementar sus ventas cerca de $1.4 millones para poder recuperar el costo de este único incidente.

Cada estado determina el sistema de clasificación de la tasa de modificación de experiencia. Aunque muchos estados usan una fuente común,  la Comisión Nacional de Seguros de Indemnización o NCCI, otros estados no lo hacen.

Como con todos los asuntos complejos relacionados con los seguros, asesórese con su agente de seguros, y pídale que le ofrezca una explicación completa sobre exactamente cómo y cuándo se determina su tasa EMR. Siempre es una buena idea obtener una segunda opinión si usted siente que su agente no está bien informado o no está siendo completamente honesto.