Nadie espera que se produzca un accidente de trabajo, pero para su propia seguridad así como la de sus trabajadores, usted debe saber cómo responder en caso de que alguien se caiga, se derrumbe una zanja o suceda un accidente de trabajo por electricidad.

Antes de comenzar una obra elabore un plan de respuesta en caso de emergencia. Identifique los servicios médicos y de rescate existentes en la zona y coloque los números telefónicos de emergencia en un sitio visible del lugar o haga que los empleados los lleven consigo. En caso de que llegar a un hospital llegara a tomar más de tres o cuatro minutos, usted deberá designar un servicio de primeros auxilios para atención de accidentes de trabajo en la obra.

Caída de un obrero

Las caídas son la causa principal de muerte por accidente de trabajo en obras de construcción así como la segunda causa más frecuente de lesiones no letales. La ley federal exige que los obreros se protejan de las caídas mediante un sistema apropiado si trabajan a más de 6 pies de altura y los empleadores deben tener la capacidad de ofrecer servicios de rescate en un plazo de seis minutos.

No todas las caídas son graves. Sin embargo, llame siempre al servicio de emergencia si el accidentado tiene mucho dolor, se le ve algún tipo de deformidad en el cuerpo (por ejemplo, un hueso fracturado), está inconsciente o si la piel se le pone ceniza.

Mientras espera la llegada de auxilio, controle cualquier pérdida de sangre aplicándole presión sobre la herida con una venda pequeña. Lávase las manos y use guantes de tenerlos disponibles. Inmovilice la zona lesionada y coloque una férula si fuera necesario y usted supiera cómo hacerlo. Para controlar la inflamación, aplíque compresas de hielo. Si el accidentado tuviera falta de aire o no pudiera respirar bien, acuéstelo y póngale las piernas en alto. Mantenga abrigado al accidentado. Si sospecha que el accidentado pudiera tener una lesión en el cuello o en la columna vertebral, no lo mueva y no le dé comida ni bebida alguna.

La persona que sufre una caída teniendo puesto un arnés puede perder el conocimiento si el mismo le oprime demasiado las arterias, lo que se llama trauma por suspensión o intolerancia ortostática. Si el accidentado estuviera consciente dígale que mueva las piernas en el arnés y haga presión sobre los puntos de apoyo de los pies. Si el accidentado estuviera inconsciente, trate de mantenerle las piernas lo más alto posible y la cabeza lo más horizontal que se pueda.

No toque al accidentado hasta separarlo de la fuente de energía.Si el accidentado está aún en contacto con el circuito energizado, desconecte la corriente. Si no puede hacerlo rápidamente, sepárelo del circuito con algo que no transmita electricidad como por ejemplo, un trozo de madera seca.

Descarga eléctrica

Cada año se producen aproximadamente 350 muertes en las obras de construcción debido a accidentes de trabajo causados por la electricidad. Cuando el accidentado no puede desprenderse del circuito, hasta un voltaje relativamente bajo puede resultar fatal.

El tiempo de respuesta es de suma importancia. Si el accidentado está aún en contacto con el circuito energizado, desconecte la corriente. Si no puede hacerlo rápidamente, sepárelo del circuito con algo que no transmita electricidad como por ejemplo, un trozo de madera seca. No toque al accidentado hasta que se haya desprendido de la fuente de energía. Llame al personal de emergencia.

Tras un accidente causado por la electricidad, es frecuente que la persona entre en estado de shock. Manténgala acostada con la cabeza baja y cúbrala con frazadas. No le dé comida ni bebida alguna. No mueva al accidentado si sospecha que tiene alguna lesión en la cabeza o el cuello. Si el accidentado no respira, haga que alguna persona adiestrada en reanimación cardiopulmonar (CPR) le administre respiración artificial. Para que dé resultado, la reanimación cardiopulmonar deberá administrarse dentro de los cuatro minutos de ocurrida la descarga.

Si la persona presenta una quemadura eléctrica, vea si está en shock. Si no muestra señales de shock, comience a tratar el área quemada. Cubra la quemadura con un vendaje estéril seco, no trate de refrescarla ni de quitarle la ropa quemada.

Derrumbe de zanja

Un muro de tierra que se desploma rápidamente puede fracturar huesos, causar hemorragia interna, provocar un shock y suscitar un paro cardiaco. Incluso las personas que solo han quedado enterradas hasta la cintura tienen pocas probabilidades de sobrevivir.

Si unazanja se derrumba, haga que todo aquel que pueda moverse salga de la misma. Seguidamente, llame al 911 para que le envíen ayuda de emergencia. Apague todos los equipos de construcción y, si fuera necesario, desvíe el tráfico del área para reducir la vibración y evitar derrumbes posteriores. Mande a anotar los datos críticos para el personal de rescate, incluyendo la hora en que ocurrió el derrumbe, el tipo de tierra, la profundidad de la excavación, la localización de las tuberías de servicios públicos y el lugar donde se encuentra el accidentado.

No retire las herramientas de mano ni otros objetos que puedan utilizarse para localizar al accidentado. Si la persona está consciente, amarre una herramienta de excavación con una soga y hágasela llegar a la persona para que la use.

No trate de sacar a la persona de la tierra con una pala ni con una soga ya que de ambas maneras pudiera lesionarse aún más. Muchas muertes de compañeros de obra o rescatistas que tienen lugar en este tipo de derrumbes se deben a que entran en la zanja desconociendo el peligro que ello implica. Cuando una zanja se derrumba hay un 98 por ciento de probabilidad de que se produzca un segundo derrumbe.

Cuando lleguen los rescatistas, mantenga a todo el mundo apartado del área del derrumbe para que puedan trabajar sin distracción. Recuerde: los rescatistas no pueden simplemente bajar a sacar al accidentado; primeramente deberán apuntalar la zanja y determinar el mejor método de rescate.

Aunque es importante tratar de prevenir las caídas, los derrumbes de zanjas y los accidentes causados por la electricidad, el hecho es que ocurren. Dedicar unos minutos a aprender la forma de responder ante tales casos pudiera muy bien salvar una vida.

—Por Joanne Costin

Salve una vida

Idealmente, la resucitación cardiopulmonar, conocida en inglés como RCP, consta de: una combinación de compresiones en el pecho y respiración boca a boca. Sin embargo, si usted no tiene el entrenamiento para llevar a cabo una RCP, realice una RCP utilizando sólo sus manos.

  1. Coloque el talón de una de sus manos en el centro del pecho de la víctima, entre ambos pezones.
  2. Coloque su otra mano encima de la primera. Mantenga sus codos rectos y coloque sus hombros directamente arriba de sus manos.
  3. Utilice el peso de la parte superior de su cuerpo para empujar el pecho de la víctima aproximadamente 2 pulgadas hacia abajo. Empuje con fuerza y rapidez, realizando alrededor de dos compresiones por segundo.

Fuente: Mayo Clinic

Entradas relacionadas