Molduras: ¿ cortar en inglete o acoplar ? | Constru-Guía al día

Molduras: ¿cortar en inglete o acoplar las esquinas internas?

Cortar en inglete o acoplar las esquinas

Para acoplar una esquina, el instalador recorta el perfil en el extremo de una pieza de moldura de tal forma que se acople a otra, como dos piezas de un rompecabezas.

El  debate más grande entre los instaladores de molduras decorativas es si cortar en inglete o acoplar las esquinas internas.

Por supuesto, los cortes de acoplamiento son la manera tradicional de unir las esquinas interiores de las molduras. Para acoplar una esquina interior, el instalador recorta el perfil en el extremo de la pieza de moldura de tal forma que se acople a otra, como dos piezas de un rompecabezas.

Pero muchos profesionales en instalar molduras decorativas dicen que cortar en inglete las esquinas es más rápido y da una apariencia más limpia. Para ingletear una esquina, el carpintero hace un corte angular en las dos piezas de moldura que se empalmarán, las desliza para unirlas y las adhiere.

Roger Beesley, propietario de Mitre Contracting en Prince William County, Virginia, escribe en su blog que usar la técnica de acoplar las esquinas internas “pareciera ser un arte en extinción. Es raro encontrar carpinteros que acoplen sus esquinas”.

Beesley hizo esta misma declaración en 2008. Desde entonces, los fabricantes han refinado sus sierras ingletadoras para facilitar los cortes de las esquinas internas y hacerlos más precisos.

Aun así, los carpinteros en los foros en línea cuando comentan sobre si se debe cortar en inglete o acoplar, defienden la tradición argumentando que acoplar las esquinas internas da como resultado una unión más fuerte y elegante.

Algunos dicen que ingletear las esquinas es hacerlo sin cuidado, mientras que otros encuentran que el proceso de hacer acoplamientos toma demasiado tiempo. Pero la mayoría emplea los dos procesos, dependiendo del proyecto.

Consejos para cortar molduras en inglete o acoplar

Le presentamos enseguida cuatro retos de cortar en inglete o acoplar que pueden hacer que un método sea preferible sobre el otro, según los consejos publicados en línea por carpinteros en los dos lados del debate.

Reto 1

Ninguna de las esquinas interiores de un cuarto está perfectamente a escuadra. Pocos cuartos tienen esquinas perfectamente a plomo, lo que hace difícil que dos piezas de moldura con corte ingleteado encajen a la perfección. En cuartos como este, muchos carpinteros insisten en acoplar las esquinas internas, donde las dos piezas de moldura se sobreponen ligeramente sin dejar huecos.

Aun así, muchos instaladores cortan a inglete esas esquinas y les dejan a los pintores la tarea de esconder los huecos con masilla y pintura. Un carpintero describe esta práctica como “descuidada… en el mejor de los casos”, y aclara que las uniones de inglete “requieren ser precisas y es difícil conseguir que encajen a la perfección”. Pero otros dicen que los retoques no son visibles en las molduras a la altura del techo.

Reto 2

El cliente es muy minucioso. Debido a que la técnica de cortar en inglete requiere menos cortes, pueden ser que el trabajo termine más rápido que si se usara la técnica de acoplar. Además, cortar en inglete le permite al instalador preensamblar las esquinas antes de instalarlas. Por lo tanto, algunos instaladores confían en este método cuando el propietario de la casa tiene prisa de terminar el proyecto. Por otro lado, el propietario de casa que es muy minucioso puede no aceptar que se hagan esquinas ingleteadas rellenadas con masilla. Y para los diseños que requieren teñir la madera en vez de pintarla, muchos carpinteros recomiendan la técnica de acoplar, pues no requiere de masilla para rellenar los huecos.

Reto 3

La moldura está hecha de material frágil. Un instalador recordó haber decorado una cocina con moldura blanca laqueada que se astillaba y se partía a menos de que se le cortara con una sierra afilada de alta velocidad. Dijo que la técnica de acoplamiento era “riesgosa” y optó por cortar en inglete las uniones.

De igual manera, las molduras decorativas con ángulos casi negativos en los perfiles son difíciles de acoplar, por lo que los carpinteros prefieren cortar en inglete.

Reto 4

En un clima húmedo, la madera se contrae y se expande dependiendo del clima. Por lo que a la hora de decidirse entre cortar en inglete o acoplar, en las áreas con veranos húmedos e inviernos secos muchos instaladores prefieren la técnica de acoplar. Dicen que el ingleteado generalmente crea uniones fuertes que no toleran que la madera se expanda o se contraiga.

En resumen, un carpintero escribió en el foro, “Lo único que realmente importa es cómo se ve el trabajo, sin enmasillar y sin pintar. Usted es el que cuenta con que el cliente lo recomiende, y usted es a quien el cliente llamará si las uniones se separan en seis meses.

–Por Sharon O’Malley

 






Mensajes patrocinados


Productos Destacados