Riesgos para los contratistas de albañilería - Constru-Guía al día

Riesgos para los contratistas de albañilería

Por Timothy Hughes

La nueva administración del Presidente Trump ha abierto la puerta a importantes riesgos para los contratistas de albañilería porque ha dado paso a un cambio dramático en el tono de la política migratoria. Sería un eufemismo decir que no estamos seguros hacia donde irán las leyes y políticas migratorias en los próximos años. Lo que sí está claro es que los cambios dramáticos en la políticas y la aplicación de las leyes migratorias representan importantes riesgos para los contratistas de albañilería y para los propietarios de las compañías  de construcción.

El alcance del problema

De acuerdo con las estadísticas de 2016 del Departamento de Estadísticas Laborales (BLS, por sus siglas en inglés), en su totalidad, la industria de la construcción emplea a 10,328,000 individuos a nivel nacional. En todo el país, el 28.9 por ciento de la fuerza laboral de la industria de la construcción se autoidentifica como hispano o latino. Comparemos esto con el 16.7 por ciento de la fuerza laboral total.

Para los contratistas de albañilería, los porcentajes son aún más altos. Hubo 160,000 albañiles especializados en ladrillos, tabiques y piedra en 2016, según los estimados de BLS. Un total de 45.5 por ciento de esos albañiles eran latinos. Hubo 56,000 albañiles de cemento y de acabado de concreto de los cuales un impresionante 48.8 por ciento eran latinos.

MasonChart

Estos números no le sorprenderían a nadie en la industria de la construcción. Debe enfatizarse que estos son promedios nacionales. Muchas localidades tienen números mucho más altos, como el área de Washington, D.C., en donde vivo. Aquí, un alto grado de inmigración afecta el mercado laboral local, y la porción latina de la población que trabaja en albañilería parece ser mayor al 70 por ciento. Lo más probable es que se encuentre en el rango del 80 al 90 por ciento.

Muchos de estos trabajadores son ciudadanos de los EE. UU. o tienen visas legales. Ciertamente, un porcentaje de estos trabajadores son indocumentados y se corre el riesgo de una acción legal adversa en caso de políticas y aplicación de leyes de inmigración agresivas. Esto significa que toda la industria de la construcción, y en particular los contratistas de albañilería, se ven bajo una grave amenaza de la evaporación de mano de obra calificada.

¿Qué va a pasar?

La respuesta es que nadie sabe qué va a pasar. El Presidente Trump asumió el cargo con la inmigración como parte central de su campaña. Uno de sus temas de campaña clave incluyó la construcción de un muro que supuestamente sería pagado por México. Una de sus primeras acciones como Presidente fue firmar un decreto ejecutivo altamente controversial que prohibió temporalmente la entrada de personas de siete países de mayoría musulmana. Este decreto ejecutivo se enfrentó a una objeción legal inmediata que causó que varias cortes emitieran órdenes judiciales que bloquearon su aplicación. La administración de Trump ha prometido la emisión de un nuevo decreto ejecutivo editado que reestablecerá porciones del llamado bloqueo de viaje, pero a la fecha de redacción de este artículo aún se encuentra en la fase de borrador.

Los siguientes pasos en una política de inmigración más amplia están lejos de quedar claros. Aunque ha recibido poca atención, bajo la administración anterior de Obama, la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas de los EE. UU. (ICE, por sus siglas en inglés) llevó a cabo esfuerzos de deportación a gran escala que resultaron en la deportación de casi 3 millones de personas. La administración de Obama enfocó la mayoría de sus esfuerzos de deportación de manera expresa. Sin embargo, se trataba de inmigrantes indocumentados con sentencias por crímenes más serios. El borrador de las directrices de aplicación de la ley del Departamento de Seguridad Nacional actual parece apuntar a un mandato y enfoque de deportación mucho más amplio. Las últimas directrices aún están en proceso y, por ello, las reglas actuales no están del todo claras.

El estatus actual de los esfuerzos de la ICE tampoco está del todo claro. Una revisión de artículos de las noticias y publicaciones en Twitter revela una multitud de reportes anecdóticos de redadas de la ICE, incluyendo redadas en lugares de culto, albergues para indigentes, entre otros lugares. Hubo incluso un reporte de una víctima de violencia doméstica que fue detenida en una corte durante la audiencia de su orden judicial de protección, supuestamente después de que las autoridades recibieron información de su agresor. Es difícil discernir la precisión de los hechos o el alcance de estos reportes. ¿Todo esto será un indicador de un verdadero cambio de curso o el resultado de una ansiedad natural en un clima de incertidumbre y cambio? Solo el tiempo lo dirá.

Estoy escribiendo este artículo la mañana después del primer discurso en horario estelar del Presidente Trump ante una sesión conjunta del Congreso. Ayer, el Presidente Trump sugirió en privado que estaba abierto a una reforma de inmigración integral que incluyera estatus legal, más no ciudadanía, para los inmigrantes indocumentados que no hubieran cometido crímenes graves. No incluyó ninguna de estas posturas en su discurso. Para los lectores de este artículo, todo esto representa un clima dramático de incertidumbre así como importantes riesgos para los contratistas de albañilería, dado el posible impacto en el mercado laboral de la albañilería y la mampostería.

¿Qué deben hacer los contratistas de albañilería?

El origen de este artículo sobre los riesgos para los contratistas de albañilería tiene sus raíces en una llamada reciente de un amigo y cliente de hace muchos años. Él es propietario de una compañía de contratistas y, en términos generales, sería un gran fanático de la desregulación, el crecimiento de los pequeños negocios y un mejor ambiente empresarial para la industria de la construcción. A pesar de ser un fanático natural de la nueva administración, me llamó realmente preocupado por el caos migratorio y la falta de claridad, y siente que tomar el control de estos problemas migratorios conlleva riesgos para los contratistas de albañilería y causará posiblemente una crisis existencial para su negocio en el futuro.

Yo estoy completamente de acuerdo con él. Este es un tema que ya no se puede evitar. Uno tiene que entender qué es lo que está pasando, qué políticas se adoptan y los riesgos que esas políticas pueden representar para su negocio. Si usted aún no tiene a un abogado de inmigración, es imperativo que consiga ahora a un abogado de inmigración con base en honorarios, antes de que sea demasiado tarde. Vale la pena invertir algo de dinero para entender el clima actual y mantener esta inversión a lo largo de este periodo de transición. Dada la gravedad de este tema y su posible impacto, usted que se debe a sí mismo, a su negocio, a sus empleados y a sus clientes debe hacer lo que esté a su alcance para tomar el control de este asunto a partir de este momento.

timothy-r-hughes-headshot-00350537xac2b5El abogado Timothy R. Hughes, profesional acreditado por LEED, es el accionista administrador del bufete legal Bean Kinney & Korman, P.C. en Arlington Va. Abogado de la construcción, bienes raíces y empresarial, fue reconocido como un “Líder en Leyes” en 2010 por Virginia Lawyer’s Weekly, como miembro de la “Élite Legal” en las Leyes de la Construcción por Virginia Business Magazine, y como uno de los “Mejores Abogados de los Estados Unidos” por las Leyes de la Construcción de Virginia. Anterior presidente de la Sección de Leyes de la Construcción y Contratos Públicos del Colegio de Abogados del Estado de Virginia, lo puede contactar llamando al 703-525-4000 o por correo electrónico en thughes@beankinney.com.






Mensajes patrocinados