Cómo hacer un patio de cemento a la medida | Constru-Guía al día

Cómo hacer un patio de cemento a la medida

Hacer un patio de cemento o adoquinado

Usando las planchas de piedra existentes como mi inspiración para la paleta de colores, seleccioné tres tonos complementarios de polvo de óxido mineral sintético. Coloqué mis tintes cerca de la mezcladora y, alternando entre colores, añadí una taza de cada tinte a cada lote de 2 bolsas de concreto.

Yo vivo y trabajo en las montañas a las afueras de Denver, Colorado. El terreno es empinado y rocoso. Las excavaciones requieren por lo general del uso de explosivos, por lo que las casas se construyen a la medida; cada una diseñada para ajustarse a las características del terreno. Aquí, cada proyecto viene con sus propios retos.

Building a custom patio 2

El área en donde íbamos a construir el patio solo era accesible a través de un camino angosto, así es que no iba a poder meter ningún equipo.

Cuando me pidieron diseñar y hacer un patio de cemento o de adoquines, me reuní con los propietarios, quienes me mostraron una tarima larga de madera. Junto a la tarima había un área en pendiente y con forma de tazón cubierta con césped alto y repleto de piedras grandes. Unos escalones desembocaban en un descanso cuadrado de 6 pies formado por dos planchas de piedra de 3 pies, cada una de aproximadamente 2½ pulgadas de espesor.

A los propietarios les gustaba el color, la textura y el tamaño del descanso existente y querían hacer un patio de cemento que se asemejara lo más posible a la piedra del descanso. El área en donde íbamos a hacer un patio de cemento solo era accesible a través de un camino angosto, así es que no iba a poder meter ningún equipo. Tendría que hacerse todo a mano.

Building a custom patio 3

El primer paso fue establecer el perímetro del nuevo patio.

El primer paso fue establecer el perímetro del nuevo patio. El área tenía una forma orgánica, bordeada en uno de sus lados por la tarima de madera existente y a penas definida por un montículo en forma de media luna en el otro. Para establecer la línea curva del borde exterior del patio usé una manguera de jardín, y coloqué estacas a 4 pies de distancia una de la otra a lo largo de la curva. Una vez demarcado el espacio del patio, saqué las medidas de la tarima existente a cada una de las estacas e hice una gráfica del patio en papel para poder estimar los materiales.

Con ayuda de líneas en seco, un nivel de burbujas de aire y una plomada determiné que el área bajaba en pendiente 30 pulgadas en un tramo de 39 pies. Iba a tener que excavar 15 pulgadas del extremo superior y usar el material como relleno para el extremo inferior.

Tuve que “excavar” el área para sacar material orgánico de la tierra para poder usarlo como relleno. Trabajé la tierra con un pico, un hacha de jardinería y un rastrillo de acero hasta separar la capa de raíces dejada por el césped.

Necesitaba una pared de retención en el extremo de abajo. Quería que se viera como una formación de piedra natural, así es que en vez de construirla con concreto la construí con piedras de la propiedad. Aflojé piedras grandes con ayuda de una barra de acero de 6 pies, hice un trineo con madera contrachapada y cuerda y jalé las piedras más grandes que pude al lugar del proyecto, donde las coloqué en su lugar para formar la pared de retención.

Una vez construida la pared de retención y después de haber limpiado el área hasta que no quedó nada más que tierra configuré una cuadrícula con líneas de hilo para establecer en dónde debía cortar y rellenar.

El terreno contenía casi tanta piedra como tierra, con piedras de entre 2 y 12 pulgadas de diámetro. Para poder compactar bien el terreno, tuve que retirar las piedras. Lo hice usando una coladera hecha a mano como las que uno esperaría ver en una excavación arqueológica. Construí un marco cuadrado de 36 pulgadas con maderas de 2×4 y cubrí el fondo con una malla de alambre de ½ pulgada. Coloqué la malla en la parte superior de un barril y mientras excavaba arrojaba palas de tierra y rocas sobre la malla. La tierra pasaba a través de los agujeros y las rocas se quedaban arriba.

La tierra en el terreno estaba hecha de granito desintegrado con una consistencia entre arena áspera y grava fina. Normalmente para hacer un patio de cemento, hubiera puesto una capa de arena como base para el concreto, pero con el granito desintegrado no fue necesario.

Building a custom patio 4

Corté un tablón de madera de 2x para crear tablones de 1½ por 1¾ pulgadas usando material de 16 pies para los moldes que corrían paralelos a la tarima existente.

Usé el descanso de piedra como el punto de partida para el diseño de mis adoquines de concreto cuadrados de 3 pies. La primera línea paralela a la tarima se colocó de tal forma que quedara alineada con el borde exterior del descanso y la primera línea perpendicular se colocó en el centro del descanso.

Corté un tablón de madera de 2x para crear tablones de adoquín de 1½ por 1¾ pulgadas usando material de 16 pies para los moldes que corrían paralelos a la tarima existente. Preperforé agujeros de ½ pulgada a una distancia de 3 pies entre uno y otro a través del frente de 1¾ de pulgada de cada pieza. Corté moldes de 3 pies para usarlos a lo largo de las líneas perpendiculares. Usando una broca avellanada, preperforé cada extremo para aceptar un tornillo de madera para unir la tabla de 3 pies a los moldes de tamaño grande

Building a custom patio 5

Revisé periódicamente los adoquines individuales para asegurarme de que el diseño estuviera a escuadra. Me aseguré de que las espigas y los tornillos quedaran a ras con el molde para crear una superficie suave para emparejar el concreto.

Coloqué mi primer molde paralelo a la tarima y atravesando espigas de 12 pulgadas en los agujeros preperforados, aseguré el molde a piso. Después, sacando las medidas de mi línea centra preestablecida marqué el molde paralelo para crear espacios de 3 pies entre las tablas de los moldes de los moldes perpendiculares. Atornillé las tablas precortadas y preperforadas al molde largo. Luego coloqué el siguiente molde largo y continué construyendo mi cuadrícula. Revisé periódicamente los adoquines individuales para asegurarme de que el diseño estuviera a escuadra. Me aseguré de que las espigas y los tornillos quedaran a ras con el molde para crear una superficie suave para emparejar el concreto. En los puntos en que el contenido del molde intersecta con la pared de retención curva construida con piedras y la pendiente del cerro, corté los moldes a la medida.

Traje una mezcladora de cemento pequeña después de haber determinado que el patio iba a medir 650 pies cuadrados y a requerir 3 yardas cúbicas de concreto.  Cada adoquín de 36 pulgadas cuadradas requirieron de 1.12 pies cúbicos de material. El concreto se mezcló en lotes de 2 bolsas, cada una de 176 libras, cargadas en un barril que luego rodamos hasta el patio. En total moví más de 11,000 libras de concreto para el este proyecto de hacer un patio de cemento.

Usé el descanso de piedra como el punto de partida para el diseño de mis adoquines de concreto cuadrados de 3 pies. La primera línea paralela a la tarima se colocó de tal forma que quedara alineada con el borde exterior del descanso y la primera línea perpendicular se colocó en el centro del descanso.

Para que la superficie terminada se asemejara más a los adoquines de piedra, dejamos líneas ligeramente arqueadas marcadas en el concreto con la paleta.

Usando las planchas de piedra existentes como mi inspiración para la paleta de colores, seleccioné tres tonos complementarios de polvo de óxido mineral sintético New Look Cement Color para teñir planchas de concreto. Coloqué mis tintes cerca de la mezcladora y, alternando entre colores, añadí una taza de cada tinte a cada lote de 2 bolsas de concreto. Después de verterlo en el barril, tuve cuidado de lavar muy bien el tinte que quedó en la mezcladora.

Cada lote llenó un adoquín y sobró un poco. Esto lo empujé a una de las esquinas del siguiente molde. Una vez rellenado el molde con un lote diferente y aplicado el acabado, el efecto fue una mezcla más natural de los tres colores.

Para que la superficie terminada se asemejara más a los adoquines de piedra, dejamos líneas ligeramente arqueadas marcadas en el concreto con la paleta. Una vez colocado el concreto, cubrí la plancha con un plástico y lo dejé fraguar por 72 horas.

Para quitar los moldes, usé una barra de demolición para jalar las espigas de 12 pulgadas de las tablas del molde largo y un destornillador de impacto para retirar los tornillos que sujetaban los moldes de 3 pies. Una vez que sacamos los sujetadores, los moldes salieron de manera relativamente fácil. Después rellenamos el espacio entre los adoquines con arena.

– Por Michael Davis, Framing Square Construction, Conifer, Colorado