Cómo reparar un inodoro de bajo flujo | Constru-Guía al día

Cómo reparar un inodoro de bajo flujo

Reparar un inodoro de bajo flujo

Los inodoros de bajo flujo cuentan con avances en su diseño como asistencia de expulsión y sifones alongados para generar más potencia en las descargas con menos agua.

El inodoro de bajo flujo obtuvo una mala reputación cuando fue introducido en el mercado. Como con cualquier nueva tecnología, se tuvieron que arreglar problemas que no estaban previstos. Principalmente, era necesario jalarle a los inodoros de bajo flujo dos, tres o incluso cuatro veces para deshacerse totalmente de los desechos, lo que eliminaba cualquier ahorro de agua que se prometía con la característica de bajo flujo.

Sin embargo, casi todos los inodoros de bajo flujo que se fabrican hoy en día han remediado esos problemas. Desafortunadamente, los propietarios de casa que tienen un inodoro de bajo flujo de primera generación en sus casas aún tienen problemas con ellos. Si le piden que los ayude a reparar un inodoro de bajo flujo que no funciona eficazmente, aquí le tiene algunas cosas que puede intentar.

Para reparar un inodoro de bajo flujo fabricado antes de 1998, deberá desinstalarlo y reemplazarlo con un nuevo modelo. Los primeros inodoros de bajo flujo no tenían los sifones elongados ni las válvulas de descarga amplias. Tampoco contaban con mecanismos de asistencia de expulsión que hacen que los modelos nuevos sean más eficaces para remover los desechos más grandes con menos agua. Para determinar la fecha de fabricación de un inodoro, jale al inodoro y busque el sello en el fondo del tanque antes de que el inodoro se vuelva a llenar.

Si va a comprar un inodoro de bajo flujo nuevo, verifique la Tasa de Eliminación de Desperdicios para asegurarse de que el nuevo inodoro funcionará correctamente.

arreglar un inodoro de bajo flujo

Verifique la Tasa de Eliminación de Desperdicios para asegurarse de que el nuevo inodoro funcionará correctamente.

Para reparar un inodoro de bajo flujo

Existen algunas maneras baratas y rápidas para reparar un inodoro de bajo flujo que ha comenzado a perder su eficacia. Lo primero que hay que hacer es revisar la tensión de la cadena de la válvula de descarga. Si está demasiado holgada, la válvula de descarga no se abrirá completamente cuando se le jale al inodoro y el tanque no se vaciará tan rápido ni por completo. No debería haber más de 1 pulgada de holgado antes de que la cadena eleve la válvula de descarga.

Podría haber un bloqueo parcial o acumulación de sedimento en la trampa. Si un destapador de tubería no produce resultados inmediatos, corra una serpiente de drenaje para inodoros por la taza y hasta las tuberías para limpiar cualquier desecho acumulado.

La ventila de aire también podría tener un bloqueo parcial o total, evitando que el aire entre a la línea de desechos y causando un drenado lento en toda la casa. La mayoría de las ventilas de la línea principal están ubicadas en el techo y pueden quedar bloqueadas por hojas, desechos o incluso nidos de animales. Puede lograr desbloquearlo con sus manos o corriendo una manguera de jardín o una serpiente de drenajes a través de la línea de la ventila.

Reconfigure las líneas

Los inodoros viejos usaban mucha agua, pero hacían un buen trabajo limpiando la línea principal y desprendiendo las pequeñas acumulaciones de sedimentos antes de que se convirtieran en un problema. Los sanitarios más eficientes que se instalan hoy en día no limpian las líneas de drenaje que fueron diseñadas para manejar volúmenes mucho más grandes.

La mejor manera de combatir este problema y reparar un inodoro de bajo flujo es dirigir la descarga de la lavadora de ropa, la cual genera el flujo de salida más grande que cualquier otro electrodoméstico, por lo que puede contribuir a la limpieza de las líneas de drenaje. En el caso de las casas que están conectadas al drenaje de la ciudad, ubique la descarga de la lavadora de ropa lo más cerca posible a la salida del drenaje de la casa. Esto limpiará de manera más eficiente la línea que va de la casa a la calle, que frecuentemente tiene una menor inclinación que la línea de drenaje dentro de la casa.