Cómo elegir un descalcificador de agua | Constru-Guía al día
Cómo elegir un descalcificador de agua

Cómo elegir un descalcificador de agua

Cómo elegir un descalcificador de agua

El sistema interno de un descalcificador de agua es sorprendentemente sencillo. El sodio del tanque de salmuera se adhiere a las perlas de plástico en el tanque de minerales, y cuando el agua dura del suministro entra al tanque de minerales, se libera sodio en el sistema de agua y los minerales duros se adhieren a las perlas.

Un descalcificador de agua se miden por el número de granos de dureza que pueden eliminar del agua entre regeneraciones.

El agua dura contiene calcio, magnesio y otros minerales disueltos. A pesar de que es seguro beberla, deja manchas en los lavabos, las duchas y las tazas de los inodoros, reduce la potencia de limpieza de jabones y detergentes, causa la acumulación de residuos minerales en grifos y tuberías, y puede reducir la eficacia y la vida útil de los calentadores de agua y los electrodomésticos.

Cómo funciona un descalcificador de agua

Todos los descalcificadores de agua funcionan bajo el mismo principio: intercambiar los minerales por algo más (típicamente sodio) en un proceso llamado intercambio de iones. El corazón de un descalcificador de agua es un tanque de minerales, el cual está relleno de pequeñas perlas de poliestireno frecuentemente llamadas resina o zeolita. Estas perlas llevan una carga iónica negativa. Tanto el calcio como el magnesio llevan cargas iónicas positivas, por lo que se adhieren a las perlas al pasar el agua a través del tanque de minerales.

Los iones de sodio también llevan una carga positiva, aunque no tan fuerte como el calcio o el magnesio. Cuando una solución de salmuera muy fuerte se purga a través de un tanque que ha sido saturado con calcio y magnesio, el gran volumen de iones de sodio es suficiente para separar los iones de calcio y magnesio de las perlas.

La mayoría de los descalcificadores de agua cuentan con un tanque de salmuera por separado que usa las perlas de sal comunes para crear esta solución de salmuera, aunque muchos descalcificadores nuevos albergan tanto el tanque de minerales como el tanque de salmuera en una misma unidad, ocupando así menos espacio en el lugar en donde se van a instalar.

Durante su operación normal, el agua dura se mueve al tanque de minerales y los iones de calcio y magnesio se adhieren a las perlas, reemplazando los iones de sodio, que se van al suministro de agua de la casa. Cuando las perlas se saturan de calcio y magnesio, la unidad entra a un ciclo de regeneración de tres fases.

Primero, la fase de retrolavado revierte el flujo del agua para purgar la suciedad del tanque. Segundo, la fase de recarga lleva la solución de sodio concentrado del tanque de salmuera al tanque de minerales, el cual intercambia los iones de calcio y magnesio por iones de sodio. Tercero, la fase de purgado elimina el exceso de salmuera del tanque de minerales y rellena el tanque de salmuera.

[tip id=”9472″]

Cómo elegir un descalcificador de agua

Antes de elegir un descalcificador de agua, debe saber que los descalcificadores se miden por el número de granos de dureza que pueden eliminar del agua entre regeneraciones. Las unidades pequeñas tienen por lo general un tamaño de 12,000-16,000 granos, las unidades medianas pueden manejar entre 20,000 y 40,000 granos y el tamaño de las unidades grandes es generalmente de más de 40,000 granos. Idealmente, se prefiere instalar un descalcificador de agua que pueda durar al menos tres días entre recargas.

Una fórmula básica para calcular el tamaño de un descalcificador es multiplicar el número de personas que habitan una casa por 75 (el número promedio de galones de agua que usa una persona diariamente). Este número puede variar grandemente dependiendo de los hábitos de uso de agua de la familia, pero esta cifra es un punto de partida promedio. Después se multiplica ese número por la dureza del agua (la cifra de granos por galón (GPG) que le proporciona una prueba de agua. Después, incluya en el cálculo la regeneración de tres días para determinar la capacidad requerida.

Por ejemplo, si desea elegir un descalcificador de agua para una familia de cinco que utiliza 375 galones de agua al día (5 x 75), y si el agua tiene una calificación de 10 GPG, la familia necesita eliminar 3,750 GPG al día. Multiplique 3,750 por tres (que representa la regeneración cada tres días) y esa familia requeriría un descalcificador de agua con un tamaño suficiente para al menos 11,250 granos.

Por lo general, la regeneración es controlada en una de tres formas distintas: temporizadores, medidores y de manera manual.

  • Los descalcificadores que se regeneran con un temporizador se regeneran una vez cada determinado periodo (cada siete días, por ejemplo), y no importa qué tanta agua se utilice en ese periodo, la unidad generará y usará aproximadamente 8 libras de sal cada vez. Este sistema es un poco más económico que el de medidor, pero el uso de sal es alto.
  • Los sistemas que se regeneran con medidor llevan un control de cuánta agua se usa realmente y regenera sólo cuando es necesario. Este sistema es más caro, pero es también el más popular.
  • Los sistemas que se regeneran manualmente son mejores para áreas en donde no hay disponible ningún desagüe. Se utiliza una manguera para drenar la unidad afuera cuando la regeneración es necesaria. Para este tipo, se prefieren los sistemas de mayor capacidad.

—Por Rob Fanjoy