Lámpara para cabeza LED de color doble y 435 lúmenes FL75 de Coast - Constru-Guía al día

Lámpara para cabeza LED de color doble y 435 lúmenes FL75 de Coast

Todos los cinco asesores de Constru-Guía al día recomiendan la lámpara para cabeza LED de color doble y 435 lúmenes FL75 de Coast a otros profesionales después de probarla en un proyecto durante dos semanas en el mes de octubre.

Los asesores utilizaron la lámpara para cabeza para instalar lavamanos en Texas, un ventilador de techo en Missouri y un cable BX en un falso techo dentro de un almacén de Nueva York.

Para ver la versión íntegra de sus comentarios, vea el video de la prueba de campo de la lámpara para cabeza LED de color doble y 435 lúmenes FL75 de Coast.

La FL75 permite a los usuarios cambiar entre los modos de intensidad de iluminación con luz blanca baja (66 lúmenes), media (255 lúmenes) y alta (465 lúmenes) con solo presionar un botón que se encuentra del lado derecho de la lámpara para cabeza. A su vez, es posible girar la luneta en el lente para ajustarla de lo que Coast llama un “haz de ángulo amplio UltraView” ideal para visualizar áreas amplias a un “haz de enfoque Bullseye” que proyecta un haz de luz más concentrado para iluminar objetos que se encuentran a cientos pies de distancia.

Un botón en el lado izquierdo de la lámpara activa una luz LED roja que resulta útil cuando el usuario desea proteger su visión nocturna. El modelo FL75 se vale de un revestimiento resistente a la intemperie y a los impactos, está respaldado por una garantía de por vida por defectos en materiales y mano de obra, además de funcionar durante casi 2.5 horas en modo de iluminación alta y hasta 17 horas en modo de iluminación baja con tres baterías AAA.

La potencia, la comodidad y la durabilidad de la FL75 impresionaron a todos y cada uno de los asesores, quienes habían utilizado lámparas para cabeza con anterioridad.

Enfoque de giro

Los cinco asesores elogiaron el enfoque de giro.

“Fue asombroso cuando observé lo amplio que enfoca y los tres tonos graduales de luz”, comentó Hiraldo Benklin, quien utilizó la lámpara para cabeza mientras colocaba cable BX entre el tejado y el falso techo en un almacén de Texas. “Imagínese colocar cable en un almacén grande. El haz de la lámpara tenía un radio de casi 10 pies”.

“Cuando trabajamos en tablarroca, todo el tiempo nos encontramos con áreas con muy poca iluminación y a veces no contamos con una toma de corriente que esté cerca,” dijo Aureliano Vázquez. “Y ahí las lámparas para cabeza son una solución rápida y cómoda”.

La lámpara emitía la cantidad suficiente de luz para que Luis García pudiera distinguir los cables positivos de los negativos al momento de cambiar un ventilador de techo.

“Hago muchos trabajos debajo de fregaderos, debajo de casas y en los áticos”, dijo el plomero Servando Estrada. “Y es esencial traer una lámpara. En espacios cerrados, es muy difícil no tener los manos ocupadas, entonces una lámpara para cabeza es perfecta. Es algo indispensable en mi trabajo”.

“Utilicé la luz de visión nocturna en un ático donde no había luz y pude ver muy bien en los lugares donde se requería”, dijo Estrada, que fue el único asesor que usó el haz de luz roja LED.

Haz articulado

“Está muy bien el mecanismo de inclinación”, comentó Vázquez, que había utilizado otras lámparas de la marca Coast. “Los modelos anteriores que he usado no contaban con él y este te ayuda a controlar más fácil la lampara”.

José Zúñiga mencionó que el haz articulado evitó que tuviera que girar la cabeza para analizar algo con mayor detenimiento al momento de trabajar bajo el lavamanos de un baño. “Funcionó perfecto”, dijo.

Comodidad y practicidad

Vázquez comentó lo bien que se ajustaban a su casco los ganchos de plástico que incluía la lámpara.

“No tienes que buscar alguna manera de colocarlo en tu casco, ya que es suficiente lo que trae”, indicó Vázquez.

“Cuando te lo pones en la cabeza, prácticamente se te olvida que lo tienes ahí”, dijo Zúñiga, mencionando, además, que permanecía en su lugar aun cuando la banda se humedecía debido al sudor.

Tanto Vázquez como Zúñiga dijeron que preferían el modelo FL75 en lugar de las lámparas para cabeza de mayor potencia que usan baterías AA más grandes, que se colocan dentro de la banda, en el área que se encuentra en la parte posterior de la cabeza. Ese diseño es menos cómodo, especialmente si el trabajo te exige que te pongas de espaldas sobre una superficie rígida. Esas lámparas para cabeza, que emplean un cable para conectar la batería con la lámpara, son mucho más susceptibles de atorarse y el cable de una de las que tiene Vázquez ha empezado a pelarse.

Durabilidad

Con base en dos semanas de uso, todos los asesores consideraron que el modelo FL75 parece ser lo suficientemente resistente para aguantar el trabajo que realizan.

Al ser un plomero que en muchas ocasiones se moja al cortar tuberías, Zúñiga está particularmente agradecido por que la lámpara tuviera un revestimiento impermeable.

“Realmente la pusimos a prueba y es bastante resistente”, indicó.








Click here to add a comment

Leave a comment: