Las reformas fiscales de 2017 dan mucho qué pensar a los contratistas - Constru-Guía al día

Las reformas fiscales de 2017 dan mucho qué pensar a los contratistas

Presentado por Ram Comercial

Este año, los contratistas con pequeños negocios familiares deben reservar más tiempo con sus contadores para revisar los cambios considerables en los códigos fiscales federales que incluyeron la Ley de Recortes Fiscales y Empleos de 2017 que aprobaron los republicanos en diciembre pasado.

“Aunque no es perfecta, la Ley de Recortes Fiscales y Empleos hizo mucho por nuestro miembro convencional”, indicó J.P. Delmore, vicepresidente adjunto de asuntos gubernamentales de la Asociación Nacional de Constructores de Hogares (NAHB), cuyos miembros son, en su mayoría, contratistas familiares tradicionales que construyen, remodelan, dan mantenimiento y reparan hogares.

Nuevas reglas de deducción para entidades intermediarias

La más grande victoria de la NAHB fue lograr persuadir al IRS de interpretar una disposición en la ley que permitía a los contratistas constituidos como empresas unipersonales, sociedades y corporaciones S reducir su ingreso gravable hasta en un 20 por ciento. La NAHB ha expresado su preocupación con la letra en la ley que excluye a los negocios cuyo activo principal es “la reputación y habilidades de uno o más de sus empleados” al no darles la oportunidad de reunir los requisitos para la deducción.

Aunque la disposición específicamente descalifica a los negocios que ofrecen servicios jurídicos, ingenieriles, arquitectónicos, contables, financieros y de otro tipo, nunca menciona explícitamente a las empresas de construcción.

“En nuestra industria, a casi todos nos contratan por nuestras habilidades o reputación, y nos preocupaba mucho que excluyera a los miembros de nuestra industria por no reunir los requisitos”, dijo Delmore. “Invitamos al IRS a interpretar la disposición para que permitiera a los constructores y remodeladores reunir los requisitos, y la guía propuesta que lanzó el IRS hace justamente eso. Es tan perfecta como deseamos que lo fuera”.

Dado que esta disposición vencerá en 2026, aunque los recortes en impuestos corporativos fueron permanentes, algunos expertos en materia fiscal están sugiriendo que los dueños de negocios evalúen de nuevo las ventajas y las desventajas de su constitución.

Reducción del AMT

Los contratistas que operan en jurisdicciones de alto costo, como es el caso de California, Hawái, Washington, D.C. y la ciudad de Nueva York, pudieran beneficiarse de los cambios en el impuesto mínimo alternativo (AMT). Se espera que los cambios recorten la cantidad de personas que pagan el AMT cada año, desde más de cinco millones hasta llegar a las 500,000 o 200,000. En un escenario que analizó el director de análisis de políticas comerciales y fiscales de la NAHB David Logan, un contratista que recibe un salario de $310,000 podría reducir su carga fiscal de AMT de $61,771 a nada en el marco de la nueva ley fiscal.

Conservar la deducción de intereses del negocio

Se obtuvo otra victoria cuando la NAHB y otros cabilderos convencieron a los legisladores de exentar a los negocios de bienes raíces, incluyendo las empresas de construcción, con menos de $25 millones en ingresos anuales a raíz de los nuevos límites en las deducciones de intereses de negocios.

“La intención que tenía la Cámara de Representantes era de eliminarlo por completo, pero demostramos que los límites tenían un efecto desproporcionado en los pequeños contratistas”, mencionó Delmore.

Sin embargo, los negocios que optaron por mantener la deducción de interés sin ninguna limitación no podrán aprovechar en ningún momento los recortes fiscales temporales en la ley. Es por eso que resulta imperativo que los negocios consideren el futuro antes de elegir si van a tomar la deducción.

“Si existe la probabilidad de que cambie la estructura de los gastos financieros o de capital del negocio, una decisión que tenga sentido el día de hoy tal vez no lo tenga en dos años”, escribió Logan en la primavera de 2018.

Un suspiro de alivio

Aunque los contratistas lleguen a verse en la necesidad de invertir más tiempo de lo usual con sus asesores fiscales, en 2018, la confianza de los constructores de hogares llegó al máximo nivel reportado en el mes de septiembre durante 14 años, esto de acuerdo con el Índice de Mercado Inmobiliario de la NAHB. Mientras tanto, el Índice de Mercado de Remodelaciones de la asociación muestra que las listas de pendientes llegaron a sus máximos niveles en una década durante el segundo trimestre.

“Muchos de nuestros miembros recordaron la ley fiscal de 1986, que fue un golpe mortal para las viviendas multifamiliares”, indicó Delmore. “Es por ese motivo que tenían mucha aprehensión al respecto. Sin embargo, ha habido una muestra generalizada de alivio y mucho agradecimiento por lo que hemos podido hacer para asegurarnos de que la industria de los bienes raíces no sufriera un golpe mortal tal como pasó en 1986. Todos los cambios crearon una vía hacia el futuro en la que nuestros miembros pueden seguir creciendo”.

Click here to add a comment

Leave a comment: