Los techos verdes crecen por todas partes | Constru-Guía al día
Crédito: Techos verdes para ciudades saludables

Los techos verdes crecen por todas partes

Techos verdes para ciudades saludables

Crédito: Techos verdes para ciudades saludables

Aunque los techos verdes, también llamados techos jardín o techos ecológicos, representan tan sólo un pequeño porcentaje del total del mercado residencial en los EE. UU., la industria de la construcción ecológica vio un crecimiento de tres dígitos en 2011.

“La industria de los techos verdes tuvo un crecimiento del 115 por ciento en 2011, un incremento importante en comparación con el 2010”, dice Steven W. Peck, presidente de Green Roofs for Healthy Cities. El mayor mercado metropolitano de instalación de techos verdes en 2011 fue Washington, D.C., en donde se instalaron más de 800,000 pies cuadrados de techos verdes. Chicago ha instalado más techos verdes en la última década que cualquier otra zona metropolitana, con más de 5 millones de pies cuadrados de azoteas verdes instalados en 2004. La encuesta arrojó que se hicieron grandes avances en la construcción de casas ecológicas en los mercados comercial, industrial, residencial multifamiliar y residencial unifamiliar.

Acerca de los techos verdes

Green Roofs for Healthy Cities, la asociación de la industria de los techos y paredes verdes, describe los sistemas de techos verdes como “una extensión del techo existente que requiere de un revestimiento de alta calidad a prueba de agua y un sistema repelente de raíces, un sistema de drenaje, una tela filtradora, un medio de crecimiento ligero y plantas”.

Los sistemas de techos verdes pueden ser modulares y venir ya listos para usarse en celdas interconectables y movibles con capas de drenaje, tela de filtración, medios de crecimiento y plantas ya incluidos, o bien, techos que se construyen hacia arriba, añadiendo cada componente del sistema por separado. Este espacio verde puede colocarse por debajo o por encima del rasante, pero en todos los casos las plantas no se plantan en “el piso”.