los peligros del cemento

El cemento contiene cal, silicatos, aluminio, hierro y otros aditivos que son corrosivos para el tejido humano. Un contacto prolongado con el mismo puede ocasionar quemaduras o úlceras en la piel que tardan meses en sanar.

Más de 1 millón de estadounidenses que desempeñan 30 tipos de trabajos están expuestos a los peligros del cemento fresco, un componente del hormigón, el mortero, el yeso, el estuco y el terrazo. Los albañiles pierden 2.5 veces más días de trabajo, debido a problemas de la piel, que el promedio nacional, y los trabajadores del hormigón pierden 7 veces más días que dicho promedio. Desafortunadamente, con demasiada frecuencia, tales riesgos laborales son aceptados como parte del trabajo, cuando pudieran evitarse utilizando un equipo de protección personal y tomando algunas precauciones.

El cemento contiene cal, silicatos, aluminio, hierro, magnesio y otros aditivos que son corrosivos para el tejido humano. Un contacto prolongado con el mismo puede ocasionar quemaduras o úlceras en la piel que tardan meses en sanar y pudieran requerir hospitalización. Las quemaduras de cemento también pueden producir piel muerta o ampollada, endurecimiento y decoloración de la piel, e incluso cicatrices desfigurantes o discapacidad. Asimismo, el contacto con cemento puede causar un tipo de inflamación llamada dermatitis irritante por contacto (ICD). Los signos y síntomas incluyen sensación de ardor, dolor, picazón, enrojecimiento, hinchazón, ampollas, descamación y otras alteraciones de la piel.

Los estudios sobre riesgos laborales sugieren que de un 5 a un 15 por ciento de los trabajadores que usan cemento desarrollarán una alergia al cromo, con síntomas que irán de una erupción leve a úlceras graves en la piel. La dermatitis alérgica por contacto (ACD) tiene muchos de los mismos síntomas que la ICD, pero es difícil de curar y puede durar años. Una vez que piel se sensibiliza, hasta la exposición a una pequeña cantidad de cemento puede provocar una reacción grave.

Consejo

Su vehículo y sus ropas de trabajo pueden exponer a los miembros de su familia a los peligros del cemento. Para evitarlo, quítese las ropas de trabajo y póngalas en una bolsa de basura para llevarlas a casa. Lave las ropas de trabajo aparte, y vuelva a echar a andar la lavadora vacía.

Controles de polvo cristalino de sílice

Las limpiezas abrasivas, el fileteado, el corte de mampostería u hormigón, la demolición de hormigón y el barrido en seco de hormigón, roca o arena expone a los trabajadores al polvo cristalino de sílice, lo cual puede dar lugar a una enfermedad pulmonar incapacitante y a menudo fatal, llamada silicosis. Dicha exposición puede irritar la nariz y la garganta, así como ocasionar asfixia y dificultades respiratorias. Incluso los bajos niveles de exposición pueden causar daños que no se manifiesten en años.

Los controles de ingeniería pueden prevenir la exposición al polvo de sílice; por ejemplo, humedecer el polvo en el punto donde se genera, instalar un sistema local de ventilación por extracción, hacer correr agua por la cañería de perforación, así como usar sistemas de recolección de polvo y sierras de mampostería que utilicen agua. Otras formas de prevención son mezclar el cemento seco en áreas bien ventiladas, trabajar de espaldas al viento en las fuentes de polvo y usar hormigón premezclado, en lugar de mezclarlo a pie de obra.

Cuando estas precauciones no mantienen los niveles de polvo de sílice por debajo del nivel de exposición recomendado por el Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional (NIOSH), es necesario usar máscaras respiratorias. Las máscaras respiratorias pueden ser de varios tipos: sencillas máscaras desechables contra las partículas en suspensión, respiradores con suministro de aire y equipos autónomos de respiración. Cumpla los requisitos de la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) correspondientes a un programa de protección de la respiración.

Si le gustaría conocer el nivel de sílice al que se ve expuesto en su trabajo, solicite la visita de un consultor higienista a través del Programa de Consultoría in situ de OSHA. El higienista recolectará muestras de sílice sin cargo alguno. Los servicios de consultoría in situ y la aplicación de la ley son dos procesos separados, y solicitar una consultoría no resulta en sanciones o citaciones. Consultores de otras agencias o universidades estatales trabajan con los empleados para identificar peligros en el lugar de trabajo, proporcionar asesoría sobre el cumplimiento de los estándares de OSHA y ayudan a establecer sistemas para la administración de seguridad y de salud. Para solicitar a un consultor, escriba a: U.S. Department of Labor, OSHA, 200 Constitution Ave., NW, Washington, DC 20210 or call 800-321-6742.

Los primeros auxilios evitan lesiones ulteriores

Actuar rápidamente puede impedir que se produzcan lesiones más graves. La piel contaminada con cemento seco o húmedo deberá lavarse de inmediato con agua fría limpia. Enjuague y cubra las cortadas y llagas abiertas con vendas adecuadas. Antes de llevar la víctima al hospital, lávele los ojos con agua fría de la llave durante 15 minutos, por lo menos. Si la ropa está impregnada de hormigón fresco, deberá enjuagarse rápidamente con agua limpia para evitar que siga en contacto con la piel.

Evite hacer contacto con el cemento fresco

La mayoría de las quemaduras con cemento se producen en el tobillo y en la parte inferior de la pierna, cuando el cemento fresco entra por encima de las botas o penetra a través de zapatos de protección defectuosos. El cemento fresco daña la piel lentamente. En el momento en que el trabajador siente la quemadura química, ya el daño está hecho.

Evitar el contacto con el cemento fresco empieza con una buena higiene y un buen equipo de protección personal. Comience el día poniéndose ropa limpia y termínelo dándose una ducha.

Lo que usted debe usar

Para evitar los riesgos laborales del cemento es necesario utilizar un equipo de protección personal y tener en cuenta algunos detalles muy específicos. Use guantes resistentes al álcali, overol con mangas largas y pantalones largos. Pegue con cinta adhesiva las mangas de la camisa dentro de los guantes y no use ninguna prenda, ya que el cemento puede acumularse debajo de los anillos y de los relojes de pulsera. Introduzca las piernas de los pantalones dentro de un par de botas impermeables que sean suficientemente altas para que no les entre el hormigón. Use almohadillas impermeables entre las superficies de hormigón y las rodillas, los codos y las manos. Use gafas de protección completa o de seguridad para protegerse de las salpicaduras de hormigón y polvo, ya que estas pueden ocasionar problemas tales como enrojecimiento inmediato o tardío de los ojos, quemaduras químicas y ceguera.

Para proteger sus manos

Los guantes deben quedarle bien, lavarse todos los días y desecharse cuando estén gastados o sumamente contaminados. Asimismo, lávese las manos antes de comer o de tomarse un descanso, al final del día, o en cualquier momento en que se quite los guantes. Al quitarse los guantes, lávelos con agua corriente limpia y jabón ácido o de pH neutral para evitar que se contaminen por dentro. Evite usar cremas de barrera, ya que estas pueden mantener atrapados los contaminantes contra la piel, así como las sustancias suavizantes, porque pueden sellar los residuos de cemento a la piel.

Entradas relacionadas