Cómo solucionar problemas comunes de HVAC | Constru-Guía al día

Cómo solucionar problemas comunes de HVAC (calefacción, ventilación y aire acondicionado)

Los actuales sistemas de HVAC son más eficaces y sofisticados que nunca.

Los actuales sistemas de HVAC (calefacción, ventilación y aire acondicionado) son más eficaces y sofisticados que nunca. Eso significa que para instalar sistemas de HVAC y darles mantenimiento, probablemente necesite herramientas y equipos de diagnóstico costosos y de elevada tecnología. Pero muchas de las quejas más frecuentes sobre deficiencias en el funcionamiento de los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado se pueden remediar con una pequeña investigación y reparaciones simples y directas. He aquí cómo solucionar problemas comunes de HVAC:

Problemas comunes de HVAC: El aire acondicionado funciona pero no refresca

Solución:

Uno de los problemas comunes de HVAC y probablemente la queja de verano número uno. Aunque la mayoría de los propietarios de viviendas ya habrán revisado las causas más comunes antes de llamar al personal de reparación, se debe volver a revisar. Asegúrese de que el termostato esté encendido y ajustado por debajo de la temperatura ambiente. Si hay unidades interiores y exteriores separadas, cerciórese de que ambas estén encendidas. Revise todos los disyuntores en la vivienda y reajuste los botones en las unidades. Si la unidad de aire acondicionado tiene una bomba de condensado, asegúrese de que esté funcionando. Algunas bombas de condensado tienen un interruptor de seguridad que apaga la unidad exterior si falla la bomba.

Si ambas unidades de aire acondicionado parecen funcionar bien pero aún no refrescan el espacio, asegúrese de que todas las ventanas estén cerradas y que las entradas y salidas del sistema de ventilación estén abiertas y sin obstrucciones. Revise el filtro y límpielo o reemplácelo de ser necesario. Asegúrese de que no haya fugas de aire en ningún conducto.

Si se cumplen todas esas condiciones, los posibles problemas de HVAC se habrán reducido a unos pocos:

  • Nivel bajo o restringido del refrigerante. Añada más refrigerante o repare las líneas del refrigerante.
  • Dispositivo medidor defectuoso. Reemplácelo.
  • Válvulas de reversa o del compresor deficientes. Reemplácelas.

Problemas comunes de HVAC: La unidad exterior no trabaja

Solución:

Este es otro de los problemas comunes de HVAC. Algunas de las causas pueden ser graves y su reparación costosa. Las posibles causas simples incluyen un termostato ajustado inadecuadamente, un cierre de emergencia o que los disyuntores de circuitos se hayan disparado. También una desconexión externa que ha sido apagada.

Si la unidad tiene una bomba para condensado, esta podría estar desconectada o el interruptor de seguridad podría estar abierto. Además, la unidad podría estar “bloqueada”, o sea que hay un dispositivo de seguridad que impide su funcionamiento normal. Reajústelo desconectando la corriente en el disyuntor durante un minuto, y luego conectándola de nuevo y esperando 10 minutos a que la unidad se active.

Más allá de esas reparaciones sencillas, puede ser que uno de los dispositivos de seguridad esté abierto. Revise cualquier dispositivo de seguridad para baja presión y baja temperatura así como para alta presión y alta temperatura y vea si se han disparado. Si fue así, tendrá que diagnosticar el termostato, el contacto, el relay retardador, el cable del termostato y el módulo de control para determinar cuál está fallando y necesita ser reemplazado.

Problema: Todo parece funcionar bien, pero el flujo de aire en el sistema de ventilación es débil

Solución:

De todos los problemas comunes de HVAC, este es el que con más posibilidad se puede corregir con una simple reparación. La mayoría de las veces, el flujo de aire deficiente se debe a que el filtro de aire está sucio. Los actuales filtros de elevada eficiencia son tan eficaces para filtrar el polvo fino y los alérgenos que cuando se obstruyen pueden causar graves restricciones en el flujo del aire.

Otra causa común son los conductos sucios, bloqueados o cerrados. Asegúrese de que todas las entradas y salidas del sistema de ventilación estén abiertas y sin obstrucciones, que las compuertas estén abiertas, y que no haya suciedad ni residuos bloqueando ninguno de los conductos. Es posible que necesite insertar una cámara en el sistema de conductos para cerciorarse de que no estén bloqueados. Mientras revisa si están bloqueados, verifique que el sistema de conductos esté correctamente dimensionado e instalado. De no ser así, ello podría ocasionar problemas.

Las reparaciones más serias por un flujo de aire deficiente se hacen generalmente en el soplador, el ventilador o el serpentín de refrigeración. Se debe reemplazar el motor defectuoso de un soplador, aunque a veces una simple limpieza de la rueda del soplador lo resolverá. También el serpentín interior podría estar defectuoso, pues se congela y restringe el flujo de aire. De ser así reemplácelo, pero primero vea si el serpentín sucio necesita limpieza para seguir funcionando.

Revise que la velocidad del ventilador no esté ajustada muy baja. Reajústela a la velocidad adecuada de ser necesario. Otros problemas que podrían reducir el flujo del aire  – porque afectan la velocidad del ventilador – son una correa del ventilador  suelta y gastada y que los tamaños de las poleas sean incorrectos. Revíselos y repárelos de ser necesario.