Trabajos de construcción más seguros | ConstruGuía al día
Más seguros los trabajos de construcción

Cómo tener trabajos de construcción más seguros

Más seguros los trabajos de construcción

Hilda L. Solís, Secretaria del Trabajo de los EE. UU.

–Por Hilda L. Solís, Secretaria del Trabajo de los EE. UU.

Cerca de uno en cada cinco trabajadores que perdió la vida el año pasado trabajaba en la industria de la construcción. Los trabajos de construcción son obviamente peligrosos, pero no tiene por qué serlo. Ya sea en la reparación de techos, excavación de zanjas, instalación de aislamientos o levantamiento de cimientos, los accidentes de construcción se pueden prevenir y se pueden tener trabajos de construcción más seguros.

Los trabajadores de la construcción hispanos deben estar particularmente alerta ante los riesgos, ya que son ellos los que tienen un mayor índice de muerte y lesiones de entre todos los grupos de trabajadores.

Como Secretaria del Trabajo, normalmente se refieren a mí como el “policía mayor” de los sitios de trabajo. Superviso los programas, agencias y servicios que garantizan que los trabajadores se mantengan seguros en sus labores y reciban el pago que merecen, incluyendo la Administración para la Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) y la División de Salarios y Horarios. Y cada trabajador de la construcción en los Estados Unidos debe saber acerca de ellas para tener trabajos de construcción más seguros.

Desde que soy Secretaria del Trabajo (y estoy orgullosa de ser la primera hispana en ocupar este cargo) he colocado al principio de mi lista de prioridades la protección de las comunidades subvaluadas y vulnerables, incluyendo a los trabajadores de construcción hispanos. He contratado a más personal de habla hispana para investigar los sitios de trabajo en busca de irregularidades de salud y seguridad, y quejas sobre paga justa y tiempo extra; he producido versiones en español y en otros idiomas de gran parte de nuestro material educativo para garantizar que todos los trabajadores estén al tanto de sus derechos, y me he asociado con líderes comunitarios a través de todo el país para ayudar a que los trabajadores se informen de todo esto.

He aquí un ejemplo: En abril de 2010 en Houston, Texas, reuní bajo un mismo techo a los defensores de la seguridad en la construcción, empleadores, sindicatos, iglesias/grupos religiosos, entre otros, en el primer congreso de su clase para encontrar formas de prevenir accidentes en la construcción, reducir las lesiones, enfermedades y muertes entre los trabajadores hispanos. Durante dos días, más de mil personas se ocuparon de este importante tema.

Hablé personalmente con Juan Mirabel, un obrero de la construcción que sobrevivió a un accidente de trabajo en 2009 en Austin, Texas. Él había advertido a su empleador que no sobrecargara un andamio. Su empleador ignoró sus advertencias. Cuando el andamio (que no había sido inspeccionado y que había sido armado inapropiadamente y sobrecargado) colapsó, Mirabel literalmente se aferró a la vida mientras tres de sus compañeros de trabajo cayeron y murieron.

Mirabel es muy claro en su mensaje a todos los trabajadores: Exijan seguridad.

De esta historia y otras similares aprendimos que la parte más difícil de exigir seguridad  en el trabajo y otras demandas propias del trabajo de la construcción, es que muchos trabajadores desconocen sus derechos.

Así es que he puesto entre mis objetivos viajar a lo largo de todo el país para decirles a los trabajadores de la construcción que tienen derechos y que sus empleadores tienen responsabilidades. Son muchos los trabajadores que desconocen que las leyes del trabajo de Estados Unidos protegen sus derechos, independientemente de su país de origen o estado legal.

Quiero que cada trabajador regrese sano y salvo a su casa al finalizar el día, y que reciba el pago justo que se merece. Estamos educando a los empleadores y trabajadores para que garanticen que eso suceda.

Una de las maneras más importantes para mantenerse seguro en el trabajo de construcción es conocer a qué peligros estar atento. He aquí algunos de los peligros más comunes relacionados con los trabajos de construcción.

Caídas

Las caídas, incluyendo las caídas de techos y escaleras, son la primera causa de muerte entre los trabajadores de la contrucción todos los años. Por ley, debe proporcionarse equipo de protección contra caídas (arneses, barandas y redes de seguridad) cuando se trabaje a más de seis pies de altura en sitios de construcción. Independientemente de la altura, debe proporcionarse protección cuando se trabaje sobre equipo o maquinaria peligrosa.

La ley se aplica a construcciones residenciales y comerciales.

Para prevenir caídas:

  • Use barandas, redes de seguridad y sistemas personales de protección contra caídas, como arneses
  • Limite el acceso a cornisas, orificios y otras áreas peligrosas con barandas u otras barreras
  • Reciba y practique entrenamientos de protección contra caídas en un nivel e idioma que pueda comprender. Su empleador debe proporcionar esto por ley

Cavado de zanjas

El cavado de zanjas es una de las operaciones más peligrosas de la construcción. Dos trabajadores mueren cada mes por el colapso de zanjas.

Algunas maneras de proteger contra el colapso de una zanja incluye la creación de una pendiente a los lados, el corte de escalones o bancos, el uso de vigas de soporte y el uso de gatos hidráulicos. Recuerde:

  • Nunca entre a una zanja sin protección
  • Asegúrese siempre de que haya una forma segura de salir de la zanja, como una escalera, escalones o rampas
  •  Busque y elimine de la zanja el agua que se acumule en ella (como después de llover). El agua puede aflojar la tierra, aumentando las posibilidades de que la zanja colapse
  • Inspeccione las zanjas antes de cada turno

Electrocución

Los riesgos eléctricos pueden causar quemaduras, descargas e incluso la muerte, por lo que es importante que:

  • Suponga que todos los cables superiores tienen voltajes letales
  • Nunca toque un cable eléctrico caído
  • Manténgase al menos a 10 pies de distancia de cables superiores durante la limpieza u otras actividades
  • Si un cable cae frente a su vehículo mientras maneja, manténgase dentro del mismo y aléjese
  • Jamás opere equipos eléctricos cuando esté parado sobre agua
  • Jamás repare cables o equipo eléctrico a menos que esté calificado y autorizado para ello
  • Haga que un electricista calificado inspeccione el equipo eléctrico que se haya mojado antes de conectarlo o encederlo

Clavadoras

Muchos trabajadores de construcción se lesionan o mueren por no saber cómo usar adecuadamente una clavadora. Los clavos también pueden lesionar a los trabajadores si se astillan, perforan materiales o entran en contacto con un cable eléctrico. Siga estos pasos para usar una clavadora de manera segura:

  • Use gafas de seguridad con protección lateral
  • Mantenga los dedos lejos del gatillo cuando no esté clavando
  • Jamás la apunte a personas y esté pendiente de que no haya otros trabajadores detrás de la superficie en la que clava
  • Entrénese en procedimientos seguros de operación, postura adecuada del cuerpo y equipo de protección personal

Otra forma importante y fácil de mantenerse seguro en el trabajo es el uso de equipo de protección personal. Los empleadores deben determinar si deben usarse gafas de seguridad, máscaras, respiradores, guantes, cascos y protectores para los oídos, entre otros. De ser así, deben ser capacitados sobre cómo usar los equipos en un idioma y con un vocabulario que puedan entender. Los empleadores deben proporcionar también la mayor parte de este equipo de manera gratuita.

Asegurarse de recibir el pago que merece por ley por el trabajo que realiza es tan importante como su seguridad. Es aquí donde entra en juego la División de Salarios y Horarios. Al igual que en muchos otros trabajos, los trabajadores de la construcción tienen derecho a un salario mínimo y al pago de horas extra. Como con la seguridad en el lugar de trabajo, a veces las reglas y leyes concernientes a su salario pueden ser complicadas y difíciles de entender; especialmente para trabajadores que no hablan inglés.

Para facilitar que usted entienda sus derechos, nos hemos asociado con oficinas consulares de México, Guatemala, Nicaragua, El Salvador, Costa Rica y la República Dominicana. Si es un inmigrante de uno de estos países trabajando o viviendo en los Estados Unidos, o si alguno de los anteriores es su país de nacimiento, siéntase con la libertad de comunicarse con ellos para obtener más informes sobre salud y seguridad en el trabajo, y acerca de su salario. El personal consular ha sido capacitado por expertos del Departamento del Trabajo para contestar a sus preguntas y proporcionarle la información y asesoría que necesita.

Recuerde que también puede llamar al Departamento del Trabajo de los Estados Unidos si tiene una pregunta o necesita presentar una reclamación en referencia a condiciones de trabajo inseguras u horas de trabajo y salarios injustos. El número es (866) 4-USA-DOL, la llamada es gratuita y tenemos operadores que hablan español. Cualquier información que proporcione será confidencial.

Su familia necesita que usted regrese todos los días a salvo de su trabajo. Ellos están contando con su sueldo para pagar la renta y poner comida sobre la mesa. Pero nadie debe aprovecharse de usted y no debe trabajar en condiciones inseguras. Su empleador tiene responsabilidades, y usted tiene derechos. Quiero que lo sepa. Y quiero que, como Juan Mirabel, exija que se cumplan sus derechos.