Cómo reparar los pisos de madera hundidos | Constru-Guía al día
Reparar los pisos de madera hundidos

Cómo reparar los pisos de madera hundidos

Con la instalación, cuidado y mantenimiento apropiados, un piso de madera lucirá hermoso y mantendrá su valor durante muchos años. Pero, los cambios de temperatura y humedad hacen que la madera se expanda y se contraiga. Es ahí donde aparece la necesidad de reparar los pisos de madera hundidos o pandeados.

El exceso de humedad hace que los pisos de madera se hundan o se pandeen. Debido a que los pisos de madera están contenidos por las paredes o superficies lindantes como las losas, la madera sólo tiene una dirección y es hacia arriba. El centro del piso de madera se expande y se pandea y esa sección del piso no permanece más en contacto con el sustrato.

Los pisos de madera hundidos aparecen generalmente después de haberse inundado el piso, aunque existen también otras causas. No dejar una brecha de expansión lo suficientemente grande alrededor del perímetro de la habitación contribuye al pandeo. En los pisos clavados, el clavado insuficiente, los clavos incorrectos o la construcción incorrecta del entrepiso pueden provocar el pandeo, y con los pisos pegados, el pandeo puede generarse por el sellado de goma incorrecto, la separación o la contaminación del entrepiso.

Reparar los pisos de madera hundidos o en mal estado ante los primeros indicios para prevenir mayores daños y evitar una reparación más extensa después. Si pudiera tener acceso al piso desde abajo, tendría la posibilidad de repararlo sin quitar las tablas, pero, en la mayoría de los casos, se necesita el reemplazo del área dañada.

Antes de reparar los pisos de madera hundidos, encuentre y corrija el origen del exceso de humedad. El daño ocasionado por el agua podría ser originado por una tubería agrietada, problemas de drenaje, un techo con goteras o humedad elevada dentro de la vivienda.

La buena reparación debe ser invisible

Si el propietario de la vivienda no tuviese piezas extras del piso, debe llevar una muestra del piso al proveedor y encontrar el equivalente. Si estuviese reparando un piso pre-terminado, diríjase al distribuidor. Si no pudiese encontrar el equivalente del piso pre-terminado, utilice madera no terminada de la misma variedad y aplique un tinte para que coincida.

Cómo reparar un piso hundido cuando existe un acceso desde abajo

Coloque un peso, tal como un bloque de cemento, sobre el tablón o tablones dañados. Desde abajo, inserte un tornillo corto, de no más de 1¼ de pulgada de longitud a través del entrepiso y del tablón hundido del piso. El tornillo no debe atravesar toda la madera. Una vez que se haya enroscado el tornillo, el mismo jalará el piso hacia abajo, eliminando así el hundimiento o pandeo.

Reparación de pisos de madera hundidos sin acceso inferior

Para reparar los pisos de madera pandeados

Extraiga la pieza del centro de la tabla y la pieza del borde acanalado. Cincele el borde de la lengüeta y retire los clavos restantes.

Con un lápiz, marque las tablas que necesita reemplazar donde deban cortarse las nuevas juntas. Configure una sierra circular al espesor exacto del piso. Realice dos cortes paralelos de la longitud de la tabla, ½ pulgada a partir de los bordes largos y corte transversalmente el centro en ángulo. Con un cincel afilado, rompa los cortes de los extremos y cincele a través del corte transversal.

Extraiga la pieza del centro de la tabla y la pieza del borde acanalado. Cincele el borde de la lengüeta y retire los clavos restantes. Corte el papel de fieltro del área expuesta y limpie con la aspiradora.

Seleccione los listones o tablas de reemplazo que sean similares al patrón de grano y color, y que tengan aproximadamente el mismo contenido de humedad que el piso existente. Coloque la pieza en el espacio abierto sobre el borde y marque la longitud exacta con una navaja multiuso.

Utilice una sierra ingletadora para cortar la pieza con la misma longitud. Retire el reborde inferior del borde del surco y del final del surco. Rebaje el borde inferior del reborde del surco superior en un leve ángulo. Compruebe que la pieza se acomode en su lugar. Rebájela hasta conseguir un ajuste perfecto.

Aplique pegamento epóxico a la lengüeta expuesta existente, dentro del surco de la abertura en el piso y en el contrapiso. Coloque el borde de la lengüeta adentro del surco y golpéela suavemente con una de las piezas del piso sobrante. Retire el exceso de pegamento de la superficie de la madera. Coloque un peso sobre el piso nuevo al menos por 45 minutos y mantenga el tránsito alejado del piso durante 12 horas.

Si estuviese reparando un área más extensa, clave la mayoría de las piezas de reemplazo en sus lugares y pegue la última tabla. Planifique los cortes iniciales de manera tal que la primera tabla de reemplazo sea la más larga. Esto facilita que queden intactas la mayoría de las lengüetas y ranuras de las tablas de reemplazo.

Lije el piso de reemplazo con una canteadora

Lije el piso de reemplazo con una canteadora utilizando el último grano de lijado que se le aplicó al piso. Lije levemente el piso existente para igualar el perímetro.

 Cómo hacer coincidir el terminado del piso

Lije el área a mano siguiendo la dirección del grano

Lije el área a mano siguiendo la dirección del grano utilizando papel de lija del número 100, seguido de 180 y 200.

Lije el piso de reemplazo con una canteadora utilizando el último grano de lijado que se le aplicó al piso. Lije desde el centro hacia el borde hasta que quede al ras con respecto al piso existente. Lije levemente el piso existente para igualar el perímetro.

Utilice un raspador de pisos (de ¾ a 1½ pulgadas de ancho) para alisar la reparación, raspando con el grano. Raspe el piso existente un poco más allá del área lijada y a lo largo de cada grano. Lije manualmente el área utilizando un papel de lija de 100, seguido por uno de 180 y de 200. Lije en la dirección del grano.

Aplique un tinte de color equivalente

Aplique un tinte de color equivalente en el centro del área lijada y frote desde el borde hacia el centro.

Aplique un tinte de color equivalente en el centro del área lijada y frote desde el borde hacia el centro. Si ya se hubieran aplicado recubrimientos finales al piso existente, utilice un trapo para retirar el tinte del borde terminado con solvente.

Cuando el tinte se haya secado, quite el brillo del terminado alrededor del perímetro y aplique un terminado sobre el área reparada. Después de secar, quite el brillo y aplique una segunda capa si fuese necesario. Para lograr una apariencia más uniforme, quite el brillo y recubra todo el piso.

Otros problemas de los pisos de madera relacionados con la humedad

  • Las grietas y contracciones pueden deberse a la escasez de humedad.
  • El desgaste de una pieza del material del piso a lo ancho deja los bordes más altos que el centro. Generalmente se debe a un desequilibrio en la humedad existente en el espesor de la tabla.
  • El levantamiento de los pisos de madera, cuando el centro de la pieza está más elevado que los bordes, generalmente se origina cuando el piso desgastado se lija lisa y llanamente sin haber eliminado la causa del desequilibrio de humedad.

—Por Joanne Costin