La solución de la puerta corrediza empotrada - Constru-Guía al día

La solución de la puerta corrediza empotrada

Instalar una puerta corrediza empotrada que se desliza dentro de una pared, en vez de abrirse hacia la habitación, realmente ahorra espacio. Además brinda una solución alterna para los problemas de sus clientes.

Si ésta es la primera vez que instala una puerta corrediza empotrada, recuerde comenzar con un kit. Los kits vienen estandarizados para aberturas para puertas de 24, 30, 32 y 36 pulgadas, o del doble de estas dimensiones para puertas convergentes, e incluyen casi todo lo necesario, excepto la propia puerta. Esto permite combinar la puerta corrediza empotrada con otras puertas ya instaladas.

Instalar una puerta corrediza empotrada en una pared existente es un poco más complicado que colocarla como parte de una construcción nueva. Aún así, si usted tiene preparado el hueco de la puerta, los pasos son casi los mismos para ambos tipos de instalación. Para esta instalación estamos usando un kit de Johnson Hardware.

Seleccionar la ubicación

Para acomodar una puerta corrediza empotrada en una pared, seleccione un tramo adecuado de esta última dentro del cual pueda deslizarse la puerta. Luego decida cuál lado de la pared abrir, preferiblemente el que requiera de menos alteraciones y requiera la menor cantidad de drywall en la instalación posteriormente. Si es posible, seleccione una sección de pared que no tenga cables eléctricos ni instalaciones de plomería. Tener que mover alguna de ellas para acomodar la puerta corrediza empotrada incrementará el costo del proyecto.

Si la puerta corrediza empotrada será instalada en una pared de soporte, necesitará gatos de techo y maderos para sostener las viguetas del techo y distribuir la carga mientras construye un nuevo dintel para ensanchar la cavidad en la que entrará la puerta.

Retire toda moldura y drywall del área donde usted quiere colocar la puerta. Con una multiherramienta o una sierra de vaivén, corte los clavos de la viga en la placa superior y la planta. Las vigas quedarán aún fijadas al drywall no afectado del lado opuesto (el lado que usted no está abriendo). A continuación, corte los clavos o tornillos que fijan el drywall a las vigas, desplazando la sierra entre el frente del drywall y las vigas. Retire las vigas.

El hueco debe tener 1 pulgada más que el doble del ancho de la puerta. El hueco debe tener 4½ pulgadas más que el alto de la puerta. Construya un dintel para enmarcar el hueco nuevo e instale travesaños sobre el dintel para clavar drywall más adelante.

Cómo instalar el riel

Instale el conjunto del riel, que está premontado en un dintel de madera, usando clavos de cabeza plana en cada lado del marco a una altura de ¾ de pulgada por encima de la puerta, si se trata de pisos con acabado, o 1½ pulgadas si está instalándola sobre un contrapiso. Deje que los clavos sobresalgan más o menos ⅛ de pulgada.

El ensamblado del riel se instala deslizando primero las ranuras de las placas de montaje en el extremo del riel sobre las cabezas de los clavos. Compruebe que estén a plomo y verifique si la altura es correcta colocando en el hueco las vigas divididas. Con el riel nivelado, clave o atornille a través de las placas del extremo. Esto probablemente será lo más adecuado para casi todas las puertas corredizas empotradas. Sin embargo, para puertas más pesadas tal vez quiera sostener el riel con más entramado, como con uno de 2×4. Si usted está utilizando soporte adicional, calce y atornille ahora mismo el riel al marco correspondiente.

CONSEJO: Antes de instalar el riel, proceda a rociarlo con pintura de color negro mate para disimularlo en el hueco de la puerta con acabado.

Cómo crear la cavidad

La cavidad o bolsillo se construye con vigas divididas, que generalmente son listones de madera forrados de acero. El acero provee soporte y la madera admite tornillos cortos para drywall. Antes de instalar las vigas divididas, marque con tiza líneas al nivel de las jambas laterales a través del vano, como guía para colocar las vigas en su lugar correspondiente. Esto asegurará que la cavidad esté alineada y que la puerta no tenga que entrar a la fuerza.

Instale las vigas divididas insertando los “dedos” de la placa de montaje del piso dentro de ambas vigas y usando la parte recortada del riel para colocar y montar la primera viga dividida. Esto tiene que quedar ajustado al riel y absolutamente a plomo.

Clave o atornille la parte superior de la viga dividida al conjunto del riel y la placa de montaje en el piso entre las líneas trazadas con tiza. Compruebe que quede a plomo. Clave la segunda viga dividida en el medio del hueco del bolsillo o cavidad para la puerta. Si usted está fijando a un piso de concreto, necesitará sujetadores apropiados para este material.

A continuación, atornille el drywall existente en el lado no afectado de la pared a las vigas divididas.

CONSEJO: Para minimizar el daño a la pared que se deja sin tocar, utilice un adhesivo para la construcción para fijarla a la viga dividida más cercana. Desde luego, esto debe hacerse antes de instalar el drywall nuevo.

Instale drywall en el bolsillo o cavidad y el área por encima del vano. Use tornillos de 1 pulgada para evitar extenderse dentro del espacio de la cavidad. Si esto sucede, se dañará la puerta. Para facilitar la tarea de atornillar en las vigas divididas, inserte un trozo de tablero o recorte de 2×4 para rellenar la ranura con exactitud.

CONSEJO: En lugar de medir y cortar el drywall nuevo, fije las láminas y proceda a recortar la tablarroca a las dimensiones del hueco.

Cómo instalar la puerta

Las puertas que usted instalará pueden tener 1⅜ o 1¾ pulgadas de grosor para ajustarse a las paredes estándar con vigas de 2×4 para soporte. Pueden usarse puertas hechas a la medida de hasta 3 pulgadas de grosor en caso de paredes con vigas de 2×6 o más gruesas.

La puerta debe sellarse o pintarse antes de ser instalada. Coloque el tope, tirador, cerraduras (de haberlas) y los montajes superiores. Fije un paragolpes al borde trasero de la puerta para que abra sin ruido hasta el punto correcto y no se cierre de golpe hacia dentro del bolsillo o cavidad.

Inserte las piezas de corredera con tres ruedas en el riel, alternado la orientación de manera que el lado con dos ruedas de una quede a un lado de la puerta y, en el lado opuesto, quede el de la otra pieza de corredera.

Coloque la puerta insertando los pernos en las piezas de corredera dentro de las placas del piso y cierre las abrazaderas. Deslice la puerta hasta cerrarla para garantizar que se topa con la jamba en el lugar preciso. Si es necesario, ajuste los pernos. En el extremo de la pared, usted debe dejar un espacio de al menos 3/16 pulgadas entre el borde de la puerta y la viga dividida.

Fije las jambas con acabado a la viga dividida, calzando si es necesario, para garantizar que ambas están alineadas correctamente con el borde de la puerta. El acero de las jambas divididas tiene orificios pretaladrados para los clavos. Fije la moldura definitiva del dintel a ambos lados del riel. Fije las guías de nailon de la puerta a la parte inferior de las jambas con acabado. Instale moldura al frente, reemplace el zócalo y pinte o tiña a la obra de carpintería si es necesario.

Puertas convergentes

Un hueco más grande para puertas corredizas empotradas y convergentes requieren básicamente la misma instalación, con las puertas deslizándose hacia las cavidades en los lados opuestos del hueco. Las puertas convergentes usan un conjunto de placa de unión para conectar los extremos recortados de los dos kits de dintel. Esta placa de unión tiene un tirafondo que sostiene el conjunto en el medio. Puesto que habrá un espacio por encima de este riel conectado, usted debe calzar en el punto del tirafondo y atornillarlo al hueco no terminado. Compruebe que quede a plomo.

Al instalar en el riel conectado para puertas convergentes, atornille los bordes de las puertas al centro, pero no los apriete. Cierre las puertas. Puede que sea necesario ajustar el montaje de las piezas corredizas para que las puertas cierren bien al centro. Coloque los topes de manera que cada puerta abra solo hasta la mitad del arco completo. Concluya el trabajo tal y como si fuera con una sola puerta.

–Por Steve Sturgess








Click here to add a comment

Leave a comment: